Sesión virtual sobre cómo mejorar la atención en niños con enuresis funcional

Miércoles, 3 de abril de 2013

Los enfermeros del Hospital Universitario de Guadalajara han tratado en una sesión clínica la problemática de las micciones incontroladas (enuresis funcional) en niños y adolescentes, y se han presentado las líneas de actuación que se deben seguir para prestar una mejor atención al paciente y sus familiares. Este debate se ha emitido en directo, a través de la Intranet, para que todos los profesionales sanitarios de los centros de salud del Área Integrada de Guadalajara pudieran seguir y conocer los datos ofrecidos en la citada sesión.

Gracias a esta sesión, se han podido conocer los datos de un estudio, dirigido por la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria, que muestra que la prevalencia de estos episodios es superior en varones que en mujeres. Cerca de un 11,7% de los niños de cinco años tienen este problema, cifra que disminuye según avanza en edad. Entre los ocho y nueve años el porcentaje de menores afectados es del 7,4%, en los mayores de diez años es de un 4,8%, y de los 15 a los 20 años se sitúa entre el 1 y 2%.

Algunos de los factores que influyen en la micción incontrolada son: genéticos, retraso en el desarrollo o en la implantación de hábitos higiénicos, estrés psicosocial por el nacimiento de un hermano o su escolarización, alteración en el mecanismo del despertar o vesical, depresión, hiperactividad o trastornos del sueño.

El apoyo de los padres es fundamental durante el tratamiento

La Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil, ubicada en las dependencias sanitarias de El Ferial, atiende de forma integral a pacientes que sufren esta patología. Gregoria Aguirre, enfermera de la unidad, ha explicado cómo los enfermeros ayudan a los pacientes a superar estos episodios. En primer lugar, se realiza una entrevista en profundidad para analizar todos los patrones que pueden provocar las micciones incontroladas. Asimismo, el personal sanitario intenta conseguir una actitud comprensiva del niño ante su problema, potencian la motivación, colaboración y autonomía y le informan sobre el programa de enuresis.

A través de diverso material gráfico, los enfermeros de esta unidad ofrecen a los niños conocimientos de la función vesical y les facilitan consejos para que puedan aplicar en su vida diaria.

Los expertos señalan que el apoyo de los padres es fundamental en este proceso y se les ofrecen recomendaciones como evitar el uso del pañal, ayudar a su hijo en el entrenamiento de la retención, controlar que no beban agua a partir de las 20 horas y recordar al menor que debe vaciar la vejiga antes de acostarse. Es importante que los padres involucren al niño en el proceso, haciéndole responsable de anotar en un registro el número de veces que ha miccionado y enseñándole a lavar y cambiar las prendas que hayan mojado.

En opinión de Aguirre, es “vital omitir comentarios negativos a los menores para no dañar su autoestima”. El niño acudirá a sesiones de control periódicamente y tras un periodo, de entre tres y seis meses desde el inicio del programa, se obtienen los resultados esperados.

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*