El COIBA espera que SATSE apoye la implantación del Decreto sobre prescripción enfermera

Jueves, 3 de octubre de 2013

El Colegio de Enfermería de Islas Baleares (COIBA) ha felicitado al Sindicato de Enfermería SATSE de Islas Baleares por su pacto con el Ib-Salut para la contratación de “120 profesionales de enfermería interinos”. No obstante, el COIBA señala que dicha dotación de enfermeras está lejos de ser la recomendable, según los estándares de las organizaciones internacionales.

No obstante, a través de un comunicado, los representantes del COIBA han recordado que “esperamos que en ningún caso ese pacto sirva de moneda de cambio para apoyar el que el sindicato SATSE y el Consejo General de Enfermería (CGE) firmaron a nivel estatal, el cual obligaría a todas las enfermeras a cursar 180 horas de formación para poder acreditarse en el ejercicio de lo que, como reiteradas veces ha expresado este Colegio, forma parte de la práctica diaria, como es el uso y la indicación de material sanitario y fármacos no sujetos a prescripción médica, así como todos aquellos prescritos por el médico y que forman parte de protocolos consensuados, y basados en la evidencia científica”.

Por este motivo, han aprovechado esta ocasión animar a SATSE de Islas Baleares a que, al igual que han hecho el COIBA y los Colegios de Enfermería de Alicante, Castellón, Valencia y Murcia, se pronuncie en contra de ese Pacto por la Sanidad firmado por SATSE y CGE en Madrid, y se sume a la petición de este grupo para que de una vez el Ib-Salut implante el Decreto 52/2011 de les Islas Baleares, que regula la actuación enfermera en el ámbito de la prestación farmacéutica y cuya paralización no hace más que perjudicar a los usuarios y a la eficiencia del sistema público financiado por los contribuyentes.

Asimismo, desde el COIBA señalan que esa formación obligatoria de 180 horas supone un elevado coste que podría ser utilizado en otros fines más necesarios para los profesionales, como puede ser la formación continuada, gestionada por cada Colegio Profesional y de acuerdo con las necesidades formativas de las enfermeras, incluso en colaboración con las instituciones en las que dichas enfermeras prestan cuidados.

Desde dicha institución colegial, recuerdan que la denominada prescripción enfermera «no es una nueva competencia y, por tanto, no necesita de acreditación, pues se incluye en las competencias adquiridas en la formación de una profesión regulada que, como refiere la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (LOPS) goza de plena autonomía técnica y científica”.

Y esa plena autonomía incluye la de indicar, usar y ordenar que se dispense ese medicamento o producto sanitario que interesa a la salud de las personas atendidas, de tal modo que, lo único que es preciso regular es que las enfermeras puedan emitir la correspondiente receta que autoriza a la dispensación del material o fármaco por ella indicado, sin que el paciente tenga que peregrinar por las consultas médicas solicitando una receta de algo que ningún profesional médico ha indicado.

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*