El Hospital de Fuenlabrada lleva a cabo una investigación sobre COVID-19 en personas con enfermedad inflamatoria intestinal

Viernes, 30 de octubre de 2020

La Unidad de Enfermedad Inflamatoria Intestinal del Servicio de Digestivo del Hospital de Fuenlabrada, ubicado en la Comunidad de Madrid, ha llevado a cabo una investigación orientada a la COVID-19 en personas afectadas de esta dolencia, en la que se incluyen a pacientes con enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa, para establecer la prevalencia y el alcance del virus en este colectivo.

© Hospital de Fuenlabrada. Iván Guerra

Así, de acuerdo con lo expuesto por el propio centro en una nota de prensa, el estudio, recientemente publicado en la revista internacional Inflammatory Bowel Diseases, ha evaluado cómo se desarrolla la infección por COVID-19 en personas con dichas enfermedades, dado que estas requieren, de forma frecuente, de el uso de tratamientos que alteran la respuesta inmunológica, como los fármacos inmunosupresores o medicamentos biológicos, entre otros.

Iván Guerra, investigador principal del proyecto y facultativo del Servicio de Digestivo del hospital, ha querido poner de manifiesto, en el mencionado comunicado, que en los trabajos “iniciales de otros países, como China o Italia, los datos sobre la evolución de la infección por COVID-19 en estos pacientes eran escasos. Por ello, en nuestro centro realizamos el presente estudio, para mejorar el conocimiento de la infección en personas con EII, valorando la gravedad y frecuencia de la infección en nuestros pacientes”.

Así, la principal conclusión del estudio es que la infección por COVID-19 parece ser igual de frecuente que en el resto de la población, siendo la mayoría de los casos manifestaciones leves. De los 805 pacientes con seguimiento por la consulta de enfermedad inflamatoria intestinal del hospital, 82 personas, es decir, un 10,2%, fueron diagnosticadas de coronavirus, de los que 28, un 3,5%, fueron casos confirmados y 54, 6,7%, sospechosos.

Guerra explica, en este sentido, que “la incidencia fue similar en hombres y mujeres, con una media de edad de 46 años. Además, la mitad de los pacientes tuvieron síntomas digestivos, siendo la diarrea el más frecuente, aunque solo un paciente tuvo un empeoramiento de su EII durante la infección por COVID-19”.

En lo que respecta a la gravedad de la infección en pacientes con enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa, la investigación arroja que el 79% de los participantes tuvo una infección leve; uno falleció con comorbilidades durante el seguimiento. Así, la disnea se asoció a una infección más grave. “La mayoría de los pacientes mantuvo el tratamiento de su EII, sin tener un peor pronóstico los pacientes tratados con fármacos inmunosupresores o biológicos respecto a aquellos que no los tomaban”, concluye Guerra. Por otra parte, tras el trabajo se ha mantenido el seguimiento de estos pacientes y en la actualidad se está llevando a cabo el análisis de nuevos datos.

Los profesionales implicados en el estudio, subrayan desde el Hospital de Fuenlabrada, aconsejan a los pacientes de Crohn y colitis ulcerosa que contacten con su unidad de enfermedad inflamatoria intestinal una vez sean diagnosticados de COVID-19. Además, estos especialistas destacan que es fundamental que se mantengan las medidas preventivas contra el virus, a saber, lavado de manos, uso de mascarilla y distancia social para reducir el riesgo de infección.

Noticias relacionadas

Colitis ulcerosa, COVID-19, enfermedad de Crohn, enfermedad inflamatoria intestinal, hospital de fuenlabrada

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*