“El tacto terapéutico es también una función enfermera”

Martes, 19 de noviembre de 2013

por diariodicen.es

© COIBA

Un total de 80 enfermeras y otros profesionales de la salud han asistido a la 1ª Jornada de Terapias Naturales Enfermeras que, organizada por la Comisión de Terapias Naturales del Colegio de Enfermería de las Islas Baleares (COIBA), en colaboración con los Colegios de Enfermería de Barcelona y Zaragoza, se celebró en  la Casa de la Espiritualidad de Son Bono, en la ciudad de Palma de Mallorca.

Bajo el lema “Terapias Naturales Aplicadas a los Cuidados Enfermeros”, esta jornada estuvo centrada en la asistencia que desarrollan las enfermeras en las necesidades del paciente, quien demanda cada día más éste tipo de técnicas.

Durante la presentación, Rosa Mª Hernández Serra, presidenta del COIBA, agradeció este impulso enfermero hacia las terapias naturales. “Esperamos ilusionados que se cumplan todas las expectativas y que muy pronto, en el marco de análisis, reflexión y debate del Fórum Enfermero del Mediterráneo, constituido recientemente, y en el que navegamos junto a los compañeros de los Colegios de Barcelona, Valencia, Castellón, Alicante y Murcia, y al que invitamos a todos los que quieran adherirse, podamos encontrarnos de nuevo para compartir estos conocimientos”.

Bajo el punto de vista de la coordinadora de la Comisión de Terapias Naturales del COIBA, Marina Salas, se trata de intervenciones terapéuticas no invasivas y de “un recurso más que las enfermeras pueden llevar a cabo en sus centros de trabajo”. “Entre ellos podríamos citar el masaje, la relajación, la reflexología, hidroterapia, fitoterapia y muchos otros. Florence Nigtingale (1858) ya decía “solo la naturaleza cura y lo que hay que hacer es poner a la persona en las mejores condiciones para que la naturaleza actúe”, señaló Salas.

“El paciente se beneficia activando sus propias defensas, equilibrio y armonía logrando su bienestar: sensación de paz, auto control, mejoría de problemas como dolor, insomnio, estreñimiento, estrés, sufrimiento, temor, dificultad en el afrontamiento de situaciones nuevas y difíciles, etc.”, explicó la coordinadora.

“Intervenciones terapéuticas para activar el potencial natural del ser humano en la curación”

La primera mesa redonda incluyó un debate sobre las terapias naturales en la práctica clínica. La enfermera de Salud Mental, Luna Serna Montero, miembro de la Comisión de Terapias Naturales del COIBA, fue moderadora de esta actividad y comentó que “la evidencia de los resultados de su aplicación en diferentes ámbitos sanitarios y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud reclama a las enfermeras,  a que estemos preparadas para guiar a nuestros pacientes en el proceso de elegir entre los diferentes métodos complementarios”.

Tras esto, Lourdes Alcalá Aranda, miembro de la comisión de Terapias Naturales del COIBA y enfermera especialista en salud mental en la Unidad de Salud Mental de Ib-Salut, ubicada en Cruz Roja, señaló que “las enfermeras juegan un papel fundamental en proporcionar al paciente un rol protagonista a la hora de cambiar sus patrones disfuncionales de salud, proporcionando herramientas que provocan cambios de comportamiento en pro de conductas más saludables que disminuyen y eliminan factores de riesgo”.

Por su parte, Tomás Fernández Fortún, enfermero y director del Departamento de Enfermería Naturista del Colegio de Enfermería de Zaragoza, destacó el tacto terapéutico como función enfermera, es decir, como “una intervención terapéutica con base científica, no invasiva, cuyo objeto es activar el potencial natural de todo ser humano para participar en su proceso de curación, modulando el campo energético”.

Para finalizar, Javier Mata Estévez, jefe clínico del Servicio de Anestesiología-Reanimación y terapia del dolor del Hospital Son Llàtzer (Palma), comentó que desde el 2006, está incorporada la acupuntura en la cartera de servicios de la Unidad del Dolor, como terapia complementaria a los tratamientos en patologías dolorosas. “El grado de satisfacción de los pacientes ha sido alto aunque hay que tener en cuenta que en muchos casos se aplica ante el fracaso de otras terapias”, añadió.

En este sentido, aseguró que “esto demuestra la necesidad de su inclusión en el Sistema Nacional de Salud como una terapia complementaria”.

Los colegios de enfermería están desarrollando programas propios de acreditación y capacitación en terapias naturales

“Formación y acreditación” fue el título de la segunda mesa redonda, una de las más esperadas por las enfermeras asistentes, al existir diferencias entre las distintas Autonomías.

En este sentido, el doctor Pablo Saz Peiro, director de la revista Medicina Naturista y director del curso de postgrado de Medicina Naturista en la Universidad de Zaragoza, habló sobre las dificultades de la regulación en la formación. “La propuesta del año 2011 de regulación de terapias naturales es muy buena pero está realizada por personas no sanitarias faltando la visión de los colegios profesionales y las facultades, es decir, faltaintegrar las evidencias con la práctica sanitaria, además de voluntad política en resolver leyes y aprovechar recursos”.

Por otra parte, Tomás Fernández Fortún disertó sobre la formación oficial existente en las distintas Autonomías y explicó que algunas universidades españolas asignaturas optativas dentro del plan de estudios de Enfermería, además del curso de Experto y Máster con acreditación ECTS. “Los Servicios de Acreditación de las diferentes Comunidades Autónomas no los consideran formación postgrado argumentando la falta de regulación por parte del Ministerio de Sanidad, lo que nos lleva a la conclusión que queda camino por recorrer”.

Núria Cuxart, directora de Programas del Colegio de Enfermería de Barcelona (COIB) destacó el posicionamiento del COIB sobre qué significan y cómo se enmarcan las terapias naturales y complementarias en la práctica enfermera.  En 2009 puso en marcha un sistema de reconocimiendo propio, el Diploma de Acreditación y Capacitación en Terapias Naturales (DAC), con el fin de aportar garantías en las condiciones de la práctica profesional en este ámbito.

“Este sistema avala el nivel de conocimientos, la experiencia práctica acumulada, la participación en acontecimientos científicos, la actividad docente, las publicaciones y la actividad investigadora conseguida a través de un sistema de “reconocimiento de los pares”, aclaró Cuxart.

El proceso de obtención de un DAC consta de tres fases (1: Solicitud, 2: Evaluación, 3: Certificación y Reconocimiento). “Antes de emitir un DAC, una comisión de acreditación valora los méritos de cada enfermera candidata”. Hasta el momento se acredita en sofrología, masaje terapéutico, reflexología podal, técnica metamórfica, terapia floral, drenaje linfático, fitoterapia y acupuntura.

Actualmente, el COIBA está trabajando para implantar este tipo de acreditación para ofrecer garantías a enfermeras y pacientes en la práctica profesional de este tipo de terapias.

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*