“En la Enfermería los españoles tenemos una mejor preparación teórica y práctica; somos mucho más independientes del médico que en Italia”

Lunes, 1 de junio de 2020

Durante 15 años estuvo trabajando en Como (Italia), a unos 20 km de Milán, en la Unidad Operativa de Urgencias, pero también formó parte, durante los primeros meses de su instancia, de los servicios de Medicina Interna y Oncología. Jesús Conejo García decidió comenzar una nueva aventura en tierras italianas impulsado por la oportunidad profesional que se le presentaba, con mayor estabilidad laboral que las ofertas que tenía en España, y por su otra gran pasión: la escalada. Nos habla de las diferencias entre el sistema sanitario español e italiano, los requisitos necesarios para desempeñar la profesión en Italia y de su experiencia en el país vecino.

Jesús Conejo durante su experiencia como enfermero en Italia
Jesús Conejo durante su experiencia como enfermero en Italia

Pregunta. Tiene más de 15 años de experiencia. ¿Qué le llevó a querer dedicarse a la Enfermería? ¿Siempre lo tuvo claro?

Respuesta. Pues es muy curioso porque fue mi padre el que insistió para que ejerciera esta profesión. A mí me gustaba la música y el arte, a lo que mi padre me contestó preguntándome que si quería ser un “muerto de hambre” en modo muy simpático, haciéndome comprender que era una profesión sin estabilidad laboral (qué ironía). Después, en el primer año de universidad, empecé a darme cuenta y a sentir que la Enfermería no estaba nada mal y que me daba muchas satisfacciones personales.

P. ¿Por qué decidió buscar trabajo fuera de España? ¿Y por qué Italia como destino?

R. La verdad es que estaba cansado de los contratos a tiempo definido en los que no tenías ni tiempo de aprender, o por lo menos de obtener el máximo de un servicio del que no conocías nada, y cuando empezabas a orientarte tu contrato había terminado.

Opté por irme fuera, donde los contratos eran de tiempo indefinido y donde seguramente mi formación profesional podría tener una continuidad. La verdad que Italia no fue mi primera elección, había considerado inicialmente Portugal, así que me puse en contacto con colegas que ya trabajaban allí, pero me aconsejaron descartar esa idea ya que les costaba llegar a final de mes y las condiciones contractuales no eran las mejores.

Mi segunda elección fue Inglaterra, por lo que me dirigí al Colegio de Enfermería para tener más información y allí es donde vi el anuncio que solicitaban enfermeros para el norte de Italia. Yo soy un alpinista más que enfermero, así que la idea de viajar al norte de Italia con montañas como las Dolomitas, y además poder trabajar con unas buenas condiciones, me permitía “matar dos pájaros de un tiro”. Lo que más seguridad me dio es el hecho que iba a estar en un hospital de San Juan de Dios, pudiendo elegir la unidad que quisiera, desde quirófanos, UCI, urgencias, etc.

Jesús Conejo durante su experiencia como enfermero en Italia
Jesús Conejo durante su experiencia como enfermero en Italia

P. ¿Cómo fueron los primeros momentos? ¿Cómo encontró el trabajo

R. La verdad es que me adapté bastante bien. Pensé: “vamos a probar, si me gusta pues sigo, y si me canso, me vuelvo para España”. Me acuerdo que cuando llegué a Italia éramos un grupo de 13 enfermeros que provenían de diferentes ciudades españolas.

El trabajo lo encontré gracias a un anuncio en el Colegio de Enfermería, así que cuando vine a Italia tenía ya trabajo, lo que facilitó muchísimo obtener los documentos necesarios para la residencia y seguro médico.

P. ¿Tuvo algún problema para comunicase con los pacientes por el idioma?

R. La verdad es que entre compañeros y pacientes había mucha comprensión y te ayudaban bastante. Tengo que decir que el italiano es muy parecido al español, por lo que lo aprendes rápidamente y el 70% de las palabras se parecen bastante. El problema se presentaba con algunos ancianos que hablaban solo el dialecto. Ahora además del italiano hablo el dialecto local.

P. ¿Qué diferencias y similitudes hay entre el sistema sanitario italiano y el español?

R. En Italia tenemos sanidad pública como en España y menos estructuras privadas. El tiempo de espera para las pruebas es menor que en España porque puedes elegir el hospital o ambulatorio que te da la cita con más antelación. En urgencias existe el pago de un ticket de 25 euros para pacientes con código blanco o verde, mientras que los pacientes por encima de los 80 años, mujeres embarazadas o con hándicaps no pagan nada.

Los servicios de ambulancias trabajan mucho con personal voluntario, tienen muchos grupos/organizaciones de ambulancias que colaboran con el 112, y son pocos los enfermeros y médicos que forman parte del servicio. El servicio de ambulancia es gratis, y esto trae problemas de un uso incorrecto de las urgencias. No hay aún una buena educación sanitaria.

El “médico de cabecera” es uno de los grandes problemas de Italia. Aquí no existen los ambulatorios como en España. Cada médico tiene su estudio, pero no está presente todos los días. Cambia de médico a médico, cada uno tiene horarios distintos, pero por ley tienen que estar disponibles por lo menos al teléfono de 8 a 20 h. Después está “la guardia médica” que sirve para visitar a los pacientes con códigos blancos o verdes y así no saturar los servicios de urgencias. En el ámbito de la Enfermería, los españoles tenemos una mejor preparación teórica y práctica; somos mucho más independientes del médico que en Italia.

Cuando te contratan te someten a un periodo de formación que va desde los tres meses al año, lo que te da una cierta seguridad si acabas en una unidad en la que nunca trabajaste.

Jesús Conejo durante su experiencia como enfermero en Italia
Jesús Conejo durante su experiencia como enfermero en Italia

P. ¿Cuál es el mejor y el peor momento que recuerda? ¿Alguna anécdota con un paciente?

R. El mejor momento seguramente fue conocer en urgencias, como paciente, a la que se convertiría en mi esposa. El peor momento es cuando mi padre enfermó y lo tuvieron que ingresar y no pude verlo los últimos días.

Una anécdota que aún recuerdo es cuando un paciente anciano me preguntó si en España teníamos la “moka” (sería la cafetera), imaginándonos como un país sumergido aún en el franquismo. Yo bromeando le dije que en mi casa estaban finalmente instalando la corriente eléctrica.

P. ¿Qué oportunidades le ha ofrecido Italia?

R. Una experiencia profesional muy importante, la posibilidad de vivir otra cultura y costumbres… Aprender un idioma y alcanzar algunos objetivos personales como formar parte del equipo de salvamento en montaña, que era uno de mis sueños.

P. ¿Qué consejos le daría a un enfermero que quiera trabajar fuera de España?

R. Es una experiencia que aconsejo, sobre todo para aquellos que acaban de terminar la universidad. Mejor ir con algún amigo/a para así afrontar determinadas situaciones. Se tiene que evaluar muy bien la zona donde queremos ir, ciudades o pueblos, zonas más tranquilas o centros urbanos (cambian mucho los precios).

Aprovechar las diferentes posibilidades de trabajo que Europa nos ofrece ahora, sobre todo en países como Alemania o Suiza. Vivir esta experiencia como una aventura que seguro nos va a enriquecer personal e profesionalmente. Lo más importante es elegir hospitales públicos que puedan dar puntos para la bolsa en España.

P. ¿Volvería a España?

R. No es sencillo dar una respuesta, en España se vive bien si tienes trabajo, pero ya llevo fuera muchos años y no sería fácil volver sobre todo teniendo familia, aunque mis hijos prefieren estar en Málaga con la playa y el “pescaíto”. No puedo negar que de vez en cuando consulto páginas web para ver distintas ofertas de trabajo en España, pero veo que la situación no cambia mucho. Tengo colegas que terminaron la carrera conmigo en 1997 y aún no tienen un puesto fijo. Volver sí, pero con trabajo mejor.

REQUISITOS PARA TRABAJAR COMO ENFERMERO EN ITALIA
Documentación:
Pasaporte.
Certificado penal europeo.
Registro de vacunas.
Tarjeta sanitaria.

Nivel de idioma: “Cuando llegué a Italia no te pedían nivel de idioma, ahora es casi obligatorio”.

Título: Declaración jurada del título de Enfermería:

Solicitud de empleo:
Reconocimiento del título académico:
-Traducción en el consulado italiano y que sea reconocido por el Ministerio de Salud en Roma.
-Inscripción en el Colegio de Enfermería.

Noticias relacionadas

Enfermeros por el mundo, Italia, Sistema sanitario español, trabajo

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*