Enfermera en Finlandia: “Salir a vivir al extranjero es una experiencia enriquecedora, yo animo a romper la burbuja en la que vivimos»

Martes, 12 de abril de 2022

por Natalia Hernández Manjón

Sandra Balaguer admite que siempre ha sido curiosa. Al igual que sus padres, quería vivir la experiencia de vivir en otro país, lo que no se imaginaba era que la aventura de probar una beca Erasmus sería el comienzo de su nueva vida. Después de diplomarse en Enfermería, hizo las maletas y se fue a Kotka donde solo tenía una habitación en un hostel y un contacto de una enfermera con la que había hecho las prácticas. Poco a poco fue consiguiendo trabajo y ascendiendo pero, ¿qué le deparó la experiencia en Finlandia?

Sandra Balaguer en Vanhankaupunginkoski. Rápidos del casco antiguo, Helsinki.
Sandra Balaguer en Vanhankaupunginkoski. Rápidos del casco antiguo, Helsinki.

-Pregunta: ¿Qué te llevó a querer dedicarte a la enfermería? ¿Siempre lo tuviste claro?

-Respuesta: Desde siempre me había interesado por el área de salud, pero no sabía realmente que quería hacer, así que un día hablando con una amiga que había estudiado para auxiliar de en enfermería me “convenció”. En el año 2004 terminé los estudios de auxiliar de enfermería y empecé a trabajar en la planta de cirugía del Hospital Universitario de Castellón, y me “enganché” tanto a la profesión que decidí seguir formándome en el área de salud. En 2007 terminé Técnico Superior en Dietética y de ahí terminé diplomándome en 2010 en Enfermería. Guardo tan buenos recuerdos y tantas buenas experiencias de todos esos años de estudio, de los lugares de prácticas, de los lugares de trabajo, de los compañeros, pacientes…que por más que se hayan momentos duros se, que he elegido muy bien mi profesión, enfermera.

-Pregunta: ¿Qué te hizo querer trabajar en el extranjero?

Respuesta: He sido curiosa desde pequeña y con mis padres siempre estábamos viajando. Tenía claro que quería probar la experiencia de vivir en otro país tal y como mis padres hicieron en su momento. Y ya se sabe, una vez que te pica el bicho de los viajes, no hay antídoto conocido.
Así que sin pensarlo pedí la beca Erasmus y entre todos los países el que más me atrajo fue Finlandia, así que en el 2010 empezaba mis últimas prácticas de la carrera en el Hospital de Kotka.

Después del Erasmus, me diplomé en Enfermería y en unos meses ya tenía las maletas preparadas para intentar establecerme en Finlandia y poder trabajar de enfermera.

-Pregunta: ¿Por qué decidiste ir a Helsinki?

-Respuesta: Me mudé a Finlandia hace 10 años, pero mi primera ciudad fue Kotka. Me decidí por ella ya que había sido la ciudad donde hice las prácticas y económicamente era más fácil establecerse, al menos al principio, ya que yo me fui a la aventura sin hablar idioma finlandés y, por supuesto, sin trabajo.
Ahora llevo viviendo ya 6 años en Helsinki, y es una ciudad que me encanta. Hay ofertas laborales para crecer profesionalmente, es una ciudad pequeña donde encuentras todo lo necesario, las distancias no son largas, es muy fácil moverse y, por supuesto, estás rodeada de naturaleza. Sobre todo en verano hay muchos eventos al aire libre, conciertos, festivales, rutas de senderismo, mercados de segunda mano, exposiciones… es una ciudad de extremos pero que ofrece actividades todos los días de la semana para poder disfrutarla.

-Pregunta: ¿Tenías experiencia previa como enfermera?

-Respuesta: Cuando llegué a Finlandia no había podido trabajar en España como enfermera aún. Eso sí, los veranos, y cuando los estudios me lo permitían, trabajaba de auxiliar de enfermería, pasando por plantas como cirugía, UCI, partos, etc. Así que cada día voy aprendiendo más de mi profesión, pero al estilo finlandés.

-Pregunta: ¿Cómo encontraste el trabajo? ¿En el momento de salir de España ya lo tenías o tuviste que buscarlo?

-Respuesta: No, en el momento de salir de España solo tenía la habitación de un hostel reservada y el contacto de una enfermera con la que estuve haciendo las prácticas de quirófano, que sigue siendo mi amiga/madre finlandesa. Así que en ese momento no tenía nada.

Por casualidades, una cosa me llevo a la otra y a los 3 meses de mudarme a Kotka conseguí entrar en una residencia, trabajando como auxiliar, y poco a poco ir ascendiendo en mi profesión.

La verdad que no fue un camino fácil y muchas de las veces pensé en hacer maletas y volver a España. No quería sentirme mal por no haberlo conseguido, ya que si me marchaba de Finlandia me quedaba muy buen sabor de boca, por al menos haberlo intentado y haber aprendido tanto de la experiencia.

Sandra Balaguer en Helsingin tuomiokirkko, catedral luterana de Helsinki.
Sandra Balaguer en Helsingin tuomiokirkko, catedral luterana de Helsinki.

-Pregunta: ¿Qué le aconsejarías a un enfermo que quiera salir a buscar trabajo al extranjero?

-Respuesta: Lo primero que les diría es que buscasen información del sitio donde desean ir, coste de vida, opciones de trabajo, requisitos necesarios,… hoy en día es fácil encontrar información, así que a ponerse manos a la obra y a barajar distintos sitios estudiando sus pros y contras.

Salir a vivir al extranjero es una experiencia enriquecedora, así que yo animo a romper la burbuja en la que vivimos, a salir de la zona de confort y disfrutar y aprender de todo lo que va pasando por el camino, sin que el miedo nos paralice pero siempre con respeto al enfrentarse a nuevas situaciones y vivencias.

-Pregunta: ¿En qué se diferencia el sistema sanitario de allí del de España?

-Respuesta: Seguramente habrá bastantes diferencias a la hora de la gestión de hospitales, centros de salud…en el trabajo de planta los enfermeros tenemos muchísima responsabilidad y somos importantes, eso no quita, como en España está pasando, la necesidad de reivindicar nuestra profesión y que se nos valoré mucho más como pilar fundamental.

Como puntos positivos sería el ratio de enfermera-paciente, ya que es más alto que en España, y tienes más posibilidad de dar al paciente el tiempo necesario para el cuidado, la posibilidad de hacerte tu propio horario, el poder acceder a cualquier trabajo fijo sin necesidad de pasar por oposiciones, el salario…

-Pregunta: ¿Recuerdas alguna anécdota en el hospital con algún paciente o compañero?

-Respuesta: Tengo los bolsillos llenos de anécdotas de estos 10 años de trabajo en Finlandia. A los finlandeses les encanta España y muchos de ellos o tienen intención de ir o han estado, y cuando los pacientes saben que soy española, les encanta hablar de los sitios que han visitado, la gastronomía, el carácter de los españoles, tienen cierta curiosidad el por qué una española vino a vivir a Finlandia cuando ellos están deseando irse a España.

Recuerdo que coincidí con un enfermero español trabajando, yo no lo conocía y empezamos hablar en fines hasta que nos dimos cuenta que éramos los 2 españoles, el “problema” llegó a la hora de hacer el relevo de turno, y es que no había manera en español, así que terminamos los 2 hablando fines.

-Pregunta: ¿El ser española ha influido de alguna manera en tu trabajo?

-Respuesta: Yo creo que el ser española si ha influido en mi trabajo, sobretodo en la forma de expresarme, al tener contacto con el paciente… Siempre se ha dicho que la gente de los países nórdicos son más fríos en cuanto al contacto y si, es verdad. Es como que los españoles somos más empáticos, gesticulamos más, nos gusta estar en contacto, nos gusta hablar más y preguntar, tocamos más… y para los pacientes puede ser muy positivo o incluso negativo.

En la mayoría de ocasiones los pacientes te dan las gracias por el nivel de empatía y esa cercanía a nivel profesional que tienes con ellos, que en algún momento ellos mismos han echado de menos.

-Pregunta: ¿Cuáles son los requisitos para trabajar como enfermera en Finlandia?

-Respuesta: El primer paso que hay que hacer es registrarse/colegiarse en Valvira, estamento oficial en Finlandia que lleva el área de sanidad. Suelen tardar varios meses (4-5 meses). Y hay que presentar el título oficial de Enfermería.He ir gestionando al mismo tiempo la obtención del permiso de residente.
El nivel de idioma que se exige para poder trabajar en Finlandia es el B1 de fines, nivel intermedio. La burocracia en Finlandia es muy lenta, así que hay que tomárselo con calma e insistir.

-Pregunta: ¿Cuáles son los puntos positivos y los negativos de vivir y trabajar allí?

-Respuesta: Puntos positivos: la oferta cultural/musical que te ofrece el país, disfrutar de la naturaleza, de los deportes, la tranquilidad, la oferta de estudios, la oferta de crecimiento profesional, viajar, conocer gente de varias culturas, países, idiomas…

Puntos negativos: el estar lejos de la familia y amigos de España, la burocracia, la falta de luz en la época invernal…

-Pregunta: ¿Qué es lo que más echas de menos de España? ¿Te planteas volver?

-Respuesta: Bueno, en un principio yo me vine para vivir la experiencia e enriquecerme tanto personal como profesionalmente. Mi idea era estar unos pocos años y luego volver a España o tomar otro rumbo, pero me he adaptado y me gusta la vida que llevo, así que está todo en el aire.

Echo de menos a la gente, el querer disfrutar del día, salir a tomar algo y regresar a las tantas a casa, las eternas sobremesas. Sin dudarlo, los amigos, pero sobre todo la familia, el no poder pasar más tiempo con ellos y perderse momentos importantes…por más que quiera volver a Finlandia cuando estoy de vacaciones en España, se hace un poco cuesta arriba el despedirse de la familia.

Aunque lleve 10 años en Finlandia, en mi pensamiento y corazón siempre está mi casa, Cervera del Maestre. Como dicen aquí: Koti on missä sydän on (Mi casa está allí donde el corazón está).

Noticias relacionadas

enfermeras, Erasmus, estudiar, extranjero, Finlandia, Helsinki, trabajo

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*