Enfermeros por el mundo: trabajar en Riyadh

Martes, 28 de septiembre de 2021

“Una enfermera española en Riyadh está muy bien valorada”

Yoness Samadi es un enfermero ibicenco que decidió trasladarse a Riyadh, en Arabia Saudí, para ejercer la profesión enfermera. En un primer momento para aprender inglés, Samadi quiso ampliar sus fronteras y conocer otras culturas, por lo que acabó recalando en el país asiático. Nos atiende para hablar de su día a día en Arabia, de su experiencia como profesional y de las diferencias que percibe con respecto a España.

Pregunta. ¿Por qué tomó la decisión de emigrar?

Respuesta. Desde hace mucho tiempo, aproximadamente unos cinco años, tenía la intención de querer ir a trabajar y probar en un país más allá de las fronteras de España. El principal motivo que me movía era el deseo de probar algo nuevo, algo diferente. Siempre me ha gustado vivir nuevas experiencias, conocer nuevas culturas y, sobre todo, seguir creciendo como profesional y como persona.

Otra de las razones que me empujaron a dar este paso era que quería estudiar y aprender inglés. Es cierto que en España, hasta hace poco, nunca le hemos llegado a dar tanta importancia a este idioma y, personalmente, es algo que me sorprendía bastante, sobre todo por dos razones: la primera porque nuestra principal fuente de ingresos siempre ha sido el turismo, pero no tenemos personal cualificado en cuanto a idiomas; y segundo, porque me doy cuenta de que muchos españoles están interesados en aprender inglés, pero el país no acaba de aprovechar esta iniciativa por parte de la población. No obstante, tengo que decir que poco a poco se están empezando a ver cambios en cuanto a este asunto.

P. ¿Por qué se decantó por Riyadh como destino?

R. Sinceramente nunca tuve en mi mente Arabia Saudí como destino. Al principio solo pensaba en ir a vivir al Reino Unido; siempre ha sido el destino por excelencia de los españoles. Estando en ese país aprendería inglés y a la vez estaría cerca de la familia para venir a visitarla de vez en cuando. Pero años después empecé a pensar que posiblemente había otros destinos más atractivos, al fin y al cabo, es un país con una cultura muy similar a la nuestra y el idioma lo podría aprender igual en otros lugares, así que empecé a mirar a Oriente Medio. A través de redes sociales pude encontrar las experiencias de mucha gente que describían vivencias fantásticas. Y eso me motivó mucho más. Por eso mis esfuerzos se centraron en cómo ir a trabajar y vivir en países como Qatar, Kuwait, Emiratos Árabes, etc.

Una vez tuve claro mi objetivo, tocaba prepararse. El gran obstáculo que en mi caso tenía era el idioma (el inglés); me di cuenta de que era el principal requisito para poder al menos dar el paso. En ese momento pensé de nuevo en el Reino Unido, pero esta vez solo como país puente, donde podría establecerme durante un año y prepararme para después dar el gran salto a Oriente Medio. Pensándolo bien, esta idea no me acababa de convencer del todo, ya que me supondría atrasar mi objetivo, por lo que decidí prepararme en España.

Una vez adquirido un nivel básico de inglés empecé a buscar ofertas de trabajo en varios países de la zona a través de portales en Internet. Un día navegando por la web me topé con ArabianSalud, una agencia española que se encargaba de enviar personal sanitario a Arabia Saudí. Vi que tenían ofertas de trabajo con muy buenas condiciones y que estaban buscando a gente con mi perfil.

P. ¿Cómo fue la adaptación al país durante los primeros meses viviendo allí?

R. Ya han pasado varios meses desde que llegué al país y puedo decir que, en general, creo que no me ha costado mucho adaptarme. Lo más difícil para mí ha sido el idioma. A pesar de haber cogido una base de inglés antes de venir, me faltaba práctica. Por lo demás, bien.

Considero que tener una mente abierta y ganas de conocer nuevas culturas son la clave para poder tener una fácil adaptación, y sobre todo, evitar en todo momento los prejuicios.

P. Una vez superada la primera etapa de su estancia en el extranjero, ¿cómo es, en general, la vida diaria en Riyadh?

R. Una vez superados los primeros meses en los que debes hacer muchos trámites, sobre todo documentación relacionada con el trabajo, te das cuenta que existen muchas posibilidades. En el compound en el que resido tenemos gimnasio, piscina, pistas de deporte, restaurante, parques, tiendas, etc. Servicios que, aparte de ofrecerte entretenimiento y salud, son una vía para conocer y relacionarte con otra gente. En los días laborales prácticamente te mantienes ocupado con el trabajo, pero llegado el fin de semana puedes hacer muchos planes.

P. ¿Recomendaría el país para ejercer la profesión enfermera?

R. ¡Sin duda alguna! Este es un país que está creciendo a unas velocidades de vértigo y en los últimos años está habiendo muchos cambios en lo social. Se están adoptando medidas cada vez más occidentales, por lo que el impacto cultural que pudiera llegar a tener aquí cualquier enfermera cada vez es menor. Además, considero que con la formación que tiene una enfermera española está más que capacitada para ejercer en este medio.

P. ¿Qué echa de menos de su vida en España?

R. La familia, sin lugar a dudas, y en mi caso creo que es un poco más acentuado, ya que para venir aquí he tenido que dejar atrás a mi mujer y a mi hija de 2 años. Es lo más difícil que me ha tocado afrontar en todo este desafío. Pero tanto mi mujer como yo ya éramos conscientes de lo que implicaba dar este paso, así que ambos esperamos reunirnos pronto aquí. Por otro lado, también echo en falta a los amigos y esas tardes que pasábamos en la terraza de alguna cafetería charlando. Y por supuesto, nuestro clima y nuestra dieta mediterránea, dos aspectos que son fuente de envidia en muchos lugares del mundo.

P. Según su experiencia, ¿cuáles son los aspectos positivos de ejercer la enfermería en el extranjero? ¿Y los negativos?

R. Como aspectos positivos podría destacar el aprendizaje de otros modelos de cuidado, el trato de pacientes de una cultura totalmente diferente a la nuestra, trabajar codo con codo con compañeros de otras nacionalidades… Considero que todo esto te puede enriquecer muchísimo, como profesional y como persona. Te ayuda a desarrollar nuevas habilidades y aptitudes. Como punto negativo, ahora mismo no sabría decirle. Yo soy una persona que siempre intenta ver las cosas desde un punto de vista positivo.

P. ¿Qué diferencias pudo observar en el trabajo diario de una enfermera que se lleva a cabo en Riyadh y en España?

R. Principalmente aquí se sigue el modelo americano. La infraestructura, la organización, el flujo de trabajo, el modelo de cuidado, etc., todo está inspirado en ese país. Además, aquí todo está muy protocolizado. Los procedimientos se deben hacer siguiendo las guías que el hospital tiene establecidas. En mi opinión, considero que es algo positivo, ya que debemos tener en cuenta que aquí están trabajando muchas nacionalidades diferentes. Pienso que en España debemos sentirnos orgullosos de las enfermeras que tenemos, la empatía y la calidad de cuidado que ofrecemos son de un nivel muy alto. Aunque es cierto que en cuanto a recursos hospitalarios Arabia está por delante. En resumen, el día a día de una enfermera aquí es bastante parecido al de España, aunque es verdad que aquí las jornadas pueden ser un poco más largas.

P. Desde su punto de vista, ¿qué visión se tiene de la enfermería española en Riyadh?

R. En general, los saudíes tienen un especial cariño por los españoles. Y esto creo que es debido a nuestra cultura, nuestro deporte… Por lo que una enfermera española en Riyadh está muy bien valorada. Además, sabemos que no es solo aquí, sino en toda Europa.

Requisitos para trabajar de enfermero en Riyadh

Documentación: Pasaporte original. Solicitud de visado. Contrato original sellado por el Ministerio Saudí y firmado por ambas partes. Una vez el Dataflow esté completado (tres meses de media) se solicitará al SAUDI COUNCIL.

Solicitud de empleo: Un mínimo de dos años de experiencia y ser menor de 50 años.

Homologación del título: Traducción de títulos, estar colegiado en España, certificados de tiempo trabajado y pasar la entrevista telefónica que te hace el supervisor/manager del servicio o departamento.

Nivel de idioma: B2 de inglés.

Noticias relacionadas

Arabia Saudí, Enfermero, Enfermero español, Enfermeros por el mundo, Riyadh

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*