Enfermeras de Valme realizan cribado de cardiopatías congénitas críticas en recién nacidos

Lunes, 18 de enero de 2021

Enfermeras de la planta de Maternidad de los Servicios de Obstetricia y Ginecología y de Pediatría y Neonatología del Hospital de Valme, ubicado en Sevilla, han implantado un protocolo de cribado de cardiopatías congénitas críticas en los recién nacidos antes de que se produzca el alta, con el que se pretende aumentar el número de identificaciones y abordajes precoces de este tipo de enfermedades.

De acuerdo con los datos ofrecidos por el propio centro sevillano en un comunicado, este cribado se puso en marcha el pasado mes de febrero, y se han acogido, hasta el momento, a este programa los 2.200 primeros recién nacidos, en los que se han identificado cuatro cardiopatías severas de forma previa a presentar manifestaciones clínicas

De esta forma, la detección temprana en el momento del nacimiento se realiza con la pulsioximetría, que se lleva a cabo en las primeras 48 horas de vida, como se ha dicho, antes del alta hospitalaria. Así, la implantación de este procedimiento en la maternidad del centro se ha desarrollado según las recomendaciones del Comité de Estándares de la Sociedad Española de Neonatología. Amelia Gallego, supervisora de Enfermería, ha querido poner de manifiesto, en la citada nota informativa, que se aplica a “todos los recién nacidos sanos, asintomáticos, no hospitalizados, durante su estancia en maternidad”.

Son las enfermeras, insisten, las que realizan el cribado, como parte integrada de los cuidados que se brindan a los recién nacidos sanos, a través del trabajo en equipo. Se efectúa entre las seis y las 24 horas de vida, en la propia cuna del bebé. Se ubica el sensor del pulsioxímetro en la mano derecha y en uno de los pies para estudiar la saturación de oxígeno. Según los valores obtenidos, se clasifican los parámetros como normales, anormales o dudosos; en este último caso, se repite la prueba pasado un tiempo. Si el resultado es anormal el protocolo indica la intervención del neonatólogo para establecer las acciones que se han de seguir y el diagnóstico definitivo.

Rosa Ostos, jefa del Servicio de Obstetricia y Ginecología, ha destacado, según recogen desde el Hospital de Valme, que mediante este programa “aportamos un modelo eficiente de mejora a través de un método efectivo, que optimiza la calidad de la atención neonatal en el área de Maternidad mediante un trabajo coordinado y compartido entre los profesionales de ambos servicios clínicos”.

Noticias relacionadas

cardiopatías congénitas, Cribado, enfermeras, Hospital de Valme, Recién nacidos

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*