Escape room enfermero, una forma diferente de examinar: resolviendo incógnitas para aprobar

Viernes, 23 de octubre de 2020

¡Una invasión de hombres lobo zombie amenaza a la humanidad! “Una pandemia ha afectado a la Tierra transformando a los seres humanos en extrañas criaturas. El antídoto se encuentra en la azotea del Centro de Atención Primaria de un barrio de Manhattan. Aquellos estudiantes más valientes que consigan superar todas las pruebas podrán salvar al mundo”. Esto fue a lo que se enfrentaron los alumnos de Enfermería al acudir a un examen. Al parecer esta vez la prueba iba a ser un poco más diferente…Nerea Coca Simón y sus compañeros debían escuchar la historia y comenzar a superar una serie de pruebas compuestas por enigmas y rompecabezas de todo tipo antes de que finalizara el tiempo disponible para poder escapar de la habitación, lo que significaría aprobar el examen.

Juego scaperrom |iStock
Juego scaperrom |iStock

Hasta ahora nunca antes estudiar y enfrentarse a un examen había sido tan divertido, tenían que poner en práctica todos los conocimientos adquiridos en las clases teóricas y prácticas de Enfermería Comunitaria del Campus Docent del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona.

Qué es un escape room

Desde hace unos años existe una nueva forma de ocio, de juego. Se trata de los escape rooms, una experiencia gamificada basada en el juego donde se despiertan emociones, se motiva y se favorece la atención, además de facilitar la experiencia de aprendizaje. Un juego que consiste en salir de una habitación en la que has entrado en grupo y hacerlo en menos de un tiempo determinado. Para poder conseguirlo se deben resolver una serie de enigmas que hay dentro de la sala y que están preparados para ser resueltos gracias a la observación, la lógica o el ingenio. Los participantes se enfrentarán a retos, ayudados por pistas, detalles y elementos que existen dentro de la sala, y que le proporcionarán la información necesaria para resolver el enigma.

Todos los escape rooms están ambientados y siguen un hilo conductor de una historia que el equipo tiene que seguir para conseguir el objetivo: escapar de la sala. En esta universidad de Barcelona quisieron incluirlo como parte del aprendizaje para que los alumnos pudieran aprender y examinarse de forma diferente. Para ello se decoraron dos aulas de forma idéntica para ofrecer a los estudiantes una ambientación que les permitiera sentirse inmersos en la historia que sirvió como hilo conductor, y en ambas se propusieron las mismas pruebas, así dos grupos podían realizar la actividad de forma simultánea y en el mismo día. En cada aula se dispusieron tres estaciones con dos pruebas en cada estación, la resolución de cada una de ellas les proporcionaría una parte de la numeración de un candado digital. Al unir las partes, surgía un número que debían introducir en cada uno de los ordenadores de cada estación y que, en caso de apertura del candado, les daba el derecho de poder conseguir la llave y seguir viendo el vídeo conductor.

Escape room sobre Enfermería

“Tanto la motivación como el compromiso en el propio proceso de aprendizaje de los estudiantes resulta imprescindible para la adquisición de competencias. Y es aquí donde los docentes nos replanteamos constantemente nuevas propuestas metodológicas que se acerquen de forma más significativa al modo en que aprenden hoy en día los estudiantes. A partir de esta búsqueda, y basándonos en escape rooms lúdicas, surgió la idea de poner en práctica esta experiencia”, así relatan los docentes de Enfermería Comunitaria de este campus, también autores e impulsores de este juego, cómo surgió la idea de crear esta prueba tan diferente y que tan de moda se había puesto.

En este caso, la asignatura de Enfermería Comunitaria, que tiene lugar en tercer año de carrera, está relacionada con la prestación de curas enfermeras en el contexto de la Atención Primaria en Salud en los Centros de Atención Primaria (CAP). “En este sentido el juego se llamó “Escape CAP”, donde el objetivo era encontrar un antídoto para salvar a la humanidad después de superar todos los peligros de cada una de las plantas de un CAP en el centro devastado de Manhattan”, explican los profesores.
Cada grupo de alumnos debía enfrentarse a diferentes pruebas: acertijos, rompecabezas, sopas de letras, descifrar códigos QR, encontrar pistas, escanear el cuerpo humano a través de una App( Virtuali-Tee by Curioscope), entre otros, y demostrar conocimientos y técnicas relacionadas con los contenidos de la asignatura, como por ejemplo, reconocer y preparar el material para una extracción sanguínea, identificar los valores analíticos y de signos vitales que intervienen en la patología crónica, equipar con los elementos necesarios según el tipo de aislamiento, ordenar cronológicamente el tipo de deposiciones del bebé, conocer el calendario vacunal, así como clasificar el consumo de alcohol según las Unidad de Bebida Estándar.

Para la realización de la prueba se dispuso a un profesor en cada aula mientras cada grupo realizaba el juego sin que pudiera prestar ayuda en la resolución de las pruebas, de tal forma que únicamente podía intervenir para cualquier contratiempo técnico que pudiese aparecer. “Bajo nuestro punto de vista, en la medida que el estudiante aprende a través de la motivación mediada por el juego, pero no el juego por el juego, sino con unos objetivos de aprendizaje bien delimitados, su aprendizaje resulta más significativo”, explicaron los docentes.

Los alumnos

Nerea Coca se enteró de que iban a hacer el escape room mientras miraba la planificación del curso, pero no sabía ni ella, ni ningún compañero, ni dónde ni cómo iba a ser. “Recuerdo que fue una sorpresa ver una actividad tan lúdica en un programa lectivo”. Esta futura enfermera recuerda la experiencia con buen sabor de boca, divertida, y motivante. “Fue muy divertido. Al principio estaba un poco asustada ya que el exterior de la clase donde se realizaba estaba decorada con elementos de miedo, pero una vez dentro lo pasamos genial y pudimos refrescar conocimientos de cara al examen que teníamos al día siguiente, además de repasar conceptos de otros temas”, explica.

Esta alumna recuerda que tan solo disponían de 30 minutos para superarlo y llegar al final. En cada fase tenían dos pruebas donde obtenían una serie de números y/o letras que les permitían pasar a la siguiente y cómo a medida que iban pasando de fase, tenían que ir abriendo un cofre para coger la llave que les llevaría hasta el final.

Todos aquellos grupos que consiguieron el antídoto y salir a tiempo del aula obtuvieron una recompensa, una de las preguntas del examen de la asignatura que constaba de varias preguntas tipo test. Además, también el mismo día del examen se les proyectó otra pregunta como premio a la implicación en el juego.

Reacciones ante el juego

Una de las dificultades a las que se enfrentan diariamente los profesores es la de mantener la atención y el interés de los alumnos por su materia. Por ello, la innovación en técnicas y metodologías educativos van ganando terreno progresivamente. Aunque los escape rooms son un concepto muy actual en la educación, tanto profesores como alumnos coinciden en los beneficios de esta nueva idea. “Los estudiantes reaccionaron de forma muy positiva sorprendidos tanto por el acondicionamiento de las aulas, así como por el diseño de las diferentes pruebas. La mayoría de ellos nos manifestó que lo había pasado muy bien después de los nervios causados por el ataque zombie y nos dijeron que todo lo que habían aprendido ese día, lo recordarían durante mucho tiempo”, cuentan los docentes.

Un nuevo método alejado de las clásicas formas de impartir clase que ayuda a retener conocimientos, y con el que los alumnos pueden apoyarse y ser ayudados por sus compañeros. “Es un buen sistema para motivar a los alumnos ya que con actividades lúdicas y prácticas se aprende mejor que con clases magistrales. Estaría bien hacer un par o tres cada semestre con los conceptos que se han ido trabajando durante el curso”, explica esta alumna de Enfermería que junto al resto de sus compañeros puede recordar feliz que un día pudo salvar a la humanidad de un virus, y que quizás, pueda volver a hacerlo más adelante gracias a los conocimientos que aquel día aprendió y puso en práctica en aquella clase donde el juego pasó a ser la nueva forma de examinarse.

Noticias relacionadas

Escape room, examen, examen enfermería, Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, juego

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*