«La atención especializada en ostomía mejora la calidad de vida de los pacientes»

Lunes, 2 de junio de 2014

El IV Congreso de la Sociedad Española de Enfermería en Cirugía (SEECir), celebrado en Alicante, ha presentado las conclusiones del I Estudio Coste-Efectividad de la Atención Especializada en Ostomía, un trabajo pionero en el que han participado 25 enfermeros de la Comunidad Valenciana y 160 en total de toda España.

Este estudio ha sido realizado por el Instituto Antae y apoyado por Hollister Ibérica, con el fin de promover la formación y la investigación en el ámbito enfermero especializado en ostomía.

Se trata de la primera investigación que demuestra los beneficios que aportan los enfermeros expertos en estomaterapia a los pacientes a través de sus consultas hospitalarias. «La oferta de servicios de atención especializada en Enfermería para los pacientes ostomizados no es homogénea en España. Hay muchas desigualdades en el acceso a las consultas de estomaterapia. En la Comunidad Valenciana ocurre lo mismo, las capitales de provincia tienen buenos servicios, pero en muchos hospitales comarcales los pacientes ostomizados no tienen una enfermera estomaterapeuta a su alcance por lo que son dados de alta sin seguimiento», explica Estrella Consuegra, enfermera estomaterapeuta del Hospital Infanta Sofía de Madrid y ponente en el congreso de Seecir.

Este estudio se puso en marcha con el fin de demostrar que la atención especializada en ostomía mejora el coste-efectividad en la asistencia a estos pacientes. Para ello se analizaron dos grupos de pacientes durante 3 meses. El grupo 1 estaba formado por pacientes que sí tenían una enfermera estomaterapeuta de referencia y el grupo 2 estaba compuesto por pacientes que no tenían esta figura.

Sus resultados demuestran que los pacientes que sí tenían una enfermera estomaterapeuta mejoraron la movilidad, el cuidado personal, la capacidad para realizar actividades cotidianas y sentían menos dolor y depresión.

Asimismo, otras variables como la preocupación por el estoma, el estado de salud, la adaptación al estoma o la capacidad para limpiarse el estoma, cambiar de bolsa y llevar una vida normal mejoraron en mayor intensidad en el grupo 1 que en el grupo 2. “Estos resultados son muy importantes porque es la primera vez que se demuestra científicamente que las enfermeras estomaterapeutas somos un valor añadido para el paciente, ya que les proporcionamos la capacitación que necesitan y fomentamos el autocuidado para sean lo más autónomos posible”, explica Estrella Consuegra.

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*