“La carga emocional de los enfermeros es muy elevada. Se enfrentan diariamente a personas que han sufrido una ruptura de lo que conocían”

Jueves, 14 de noviembre de 2019

Desde pequeño jugaba con jeringuillas que su abuelo tenía en casa y que aún guarda, quizá como algo especial, como aquello que le hizo darse cuenta que su profesión sería la enfermería. Luis Alberto Gómez es supervisor enfermero en la Unidad de Lesionados Medulares del Hospital La Fe, un servicio que aún no existe en todos los hospitales y que requiere una gran fuerza emocional para poder ayudar a todos aquellos pacientes que, de un día para otro, sufren una ruptura de todo lo que conocían.

Luis Alberto Gómez

-Pregunta: ¿Cuáles son las principales funciones que lleva a cabo un profesional enfermero en la Unidad de Lesión Medular? 

-Respuesta: Una enfermera de la Unidad de Lesionados Medulares (ULM) tiene como principales funciones el cuidado del paciente y sus familiares. Su misión es acompañar al paciente durante todo el proceso a través de la prevención, la educación sanitaria, el seguimiento y atención personalizada con el objetivo de conseguir la máxima autonomía. Hay que tener en cuenta que los procesos personales y familiares se ven interrumpidos de una forma súbita en la mayoría de los casos, esto hace que no solo aportemos cuidados en cuanto al manejo intestinal, vesical, de las heridas, sino que la parte emocional del proceso también es muy relevante.

El acompañamiento tiene la misma importancia que la antibioterapia intravenosa, el proceso de educación para la adaptación a la nueva situación igual que la irrigación transanal, o la implicación familiar y su cuidado tanto como el manejo del dolor y la espasticidad.

-Pregunta: ¿Qué le llevó a querer dedicarse a la enfermería y, en especial, a esta especialidad?

-Respuesta: Desde pequeño jugué con las jeringas de cristal que mi abuelo tenía en casa y que todavía guardo. Siempre me hablaba de cómo inició los estudios de lo que le iba a llevar a ser practicante, pero la Guerra Civil truncó ese camino. Supongo que esa semilla, junto a mi carácter de estar siempre dispuesto a la ayuda de cualquiera que me lo pidiera, hizo en su día que me decantara por estudiar Enfermería.

A la Unidad de Lesionados Medulares del HuiP La Fe llegué por casualidad, tras 13 años en la Unidad de Hospitalización a Domicilio, los cuatro últimos como supervisor. Las propias compañeras enfermeras de la ULM fueron las que me ofrecieron la posibilidad de unirme al grupo en el puesto del supervisor que había quedado vacante. Me contaron la idiosincrasia de la planta y desde el inicio vi claro lo que podía aportar, tanto en mi experiencia de gestión, como mi visión de los cuidados enfermeros, alejados del hospitalismo, que se había forjado en mis años de enfermero de Atención Primaria en Tarazona (Zaragoza) y posteriormente en la Unidad de Hospitalización a Domicilio de la Fe. Así me presenté a la Dirección enfermera de mi Departamento de Salud y les planteé la situación y mis ideas para esa unidad y recibí el apoyo para llevarlo a cabo desde el inicio.

-Pregunta: ¿Se necesita alguna preparación específica para ser enfermero en esa unidad?

-Respuesta: Las enfermeras que trabajan en las Unidades de Lesión Medular son expertas en la atención y el cuidado de los pacientes con lesión medular a lo largo de todo el proceso rehabilitador.  Su misión, como hemos dicho anteriormente, es acompañar al paciente durante todo el proceso a través de la prevención, la educación sanitaria, el seguimiento y atención personalizada con el objetivo de conseguir la máxima autonomía. Así, actualmente, se están estandarizando los procesos enfermeros para que las nuevas compañeras puedan afrontar  los cuidados con la máxima calidad. Además, es necesario que las enfermeras tengan grandes dosis de empatía y conseguir un alto nivel de transferencia con los pacientes y familiares, para asegurar una adherencia a las pautas que se tendrán que extender en el tiempo y no solo durante el proceso de hospitalización.

-Pregunta: ¿Disponen en la actualidad todos los hospitales de esta unidad y estos profesionales sanitarios? ¿Qué incidencia tienen las lesiones medulares en la población?

-Respuesta: No todos los hospitales cuentan con Unidades de Lesionados Medulares, de hecho nuestra unidad inició su recorrido en los años 70 y no fue hasta el 1 de agosto de 2017 cuando recibió la cualificación de Unidad de Referencia para lesión medular en la Comunidad Valenciana.

En cuanto a la incidencia, decir que depende mucho de los países, pero en España estamos actualmente sobre 20 casos por millón de habitantes, lo que implica que en la comunidad suponen entre 80-90 casos nuevos al año.

-Pregunta: ¿Cuáles son las causas más frecuentes de lesión medular? Ustedes atienden a estos pacientes que están en rehabilitación. ¿Qué es lo más difícil de este trabajo? ¿Cómo tratan los problemas psicológicos/emocionales que les pueda generar la lesión?

-Respuesta: Actualmente las causas traumáticas y las no traumáticas se han equiparado en cuanto al porcentaje. Lo que años atrás era un 80% ocupado por las causas traumáticas, con la evolución  de los mecanismos de seguridad y las medidas en cuanto a los riesgos laborales, junto al aumento de la esperanza de vida y que  patologías médicas que, antiguamente no se trataban como son los aneurisma aórticos, hoy son causa de lesión medular, ha hecho que se equiparen los porcentajes.

Por supuesto, lo más difícil es enfrentarse diariamente a personas que sus procesos vitales han sufrido una ruptura de lo que conocían, y que deben enfrentarse a los cambios que esto va a suponer. La carga emocional es muy elevada para los profesionales.

Para los pacientes y familiares contamos con una psicóloga como parte integrante del equipo, siendo una de las patas principales del proceso de rehabilitación. Si nuestra mente no evoluciona seguro que perdemos capacidades de mejora. Las enfermeras  y TCAE, como las profesionales que más tiempo están en contacto con los pacientes y familia, son parte imprescindible para el manejo de la salud psicológica de ellos, identificando necesidades y ayudándolos a manejarlas.

-Pregunta: ¿Qué técnicas utilizan para la rehabilitación?

-Respuesta: En cuanto a la parte enfermera de la rehabilitación, nuestras principales  misiones en la sala de hospitalización se extienden al manejo vesical, consiguiendo la eliminación por sus propios medios, o utilizando un sistema de sondaje limpio intermitente (SIL) el cual implica un proceso educacional muy intenso; el manejo intestinal, para que el paciente, una vez se incorpore a los procesos sociales habituales, resulte exento de incidentes de escapes. Existe una terapia de irrigación transanal (ITA) que ayuda a los pacientes a evitarlos y así llevar una vida social integra; la prevención de heridas y cuidados de la piel; la rehabilitación física se realiza en el gimnasio, pero se debe insistir en la planta de hospitalización para avanzar en la consecución de las mejoras.

-Pregunta: ¿Quién forma el equipo de esta unidad? ¿Cuál es el papel del profesional enfermero? ¿Es importante?

-Respuesta: Las ULM son unidades multidisciplinares por definición. En ellas interviene un grupo heterogéneo de profesionales, pero con una visión completa y un único objetivo que es la rehabilitación física del paciente. En nuestro caso somos 43 profesionales desde médicos rehabilitadores, enfermeros, TCAE, trabajadora social, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, psicóloga, y con el apoyo, aunque no formen parte de nuestra unidad, de los celadores.

Es imprescindible este equipo de profesionales para que el camino que ha emprendido el paciente este apoyado en todas las patas necesarias.

Luis Alberto Gómez

-Pregunta: El Hospital La Fe ha impulsado una iniciativa de humanización en esta unidad en la que usted participa. ¿En qué consiste? ¿Cómo surgió la idea?

-Respuesta: La humanización de los cuidados es una corriente sanitaria fundamental que debemos incorporar en todas las áreas del sistema sanitario, comenzando por las Unidades de Lesión Medular. Esta filosofía pone al paciente en el centro de los cuidados y tiene en cuenta sus necesidades emocionales, además de sus necesidades de curación físicas. Se trata de un cambio de modelo en la atención sanitaria que pasa de una visión paternalista a una atención participativa e integradora. La humanización, también implementa mejoras para los cuidadores familiares y para los profesionales sanitarios, de forma que se garantice una atención holística y humana de todas las personas que intervienen y se ven afectadas en un proceso de enfermedad.

Uno de los puntos clave que presenté a la Dirección, cuando cogí la supervisión de la ULM, fue precisamente la humanización de esta unidad. No quiere decir que no se hicieran cosas, pero había que evolucionar en este aspecto. Nuestra unidad está dentro de PANEL EVEN, que es un grupo de trabajo compuesto por más de 30 profesionales de las distintas ULM de España. Este foro favorece la innovación, la investigación en el ámbito de la continencia y la lesión medular, así como el desarrollo y mayor capacitación de sus miembros para la mejora del cuidado integral del paciente, y constituye un vehículo de difusión, intercambio e instauración de guías de buenas prácticas.

HUMANIZALE es un proyecto de largo recorrido iniciado por EVEN con el apoyo de HU-CI y HOLLISTER que tiene como finalidad humanizar las Unidades de Lesión Medular en España. Para conseguir este objetivo, se desarrollarán acciones de sensibilización y concienciación en torno a la importancia de la humanización, y se impulsarán proyectos de investigación que permitan establecer criterios objetivos y medibles que ayuden a implementar las medidas necesarias para mejorar la atención sanitaria del paciente con lesión medular, su familia y los profesionales implicados en su cuidado

-Pregunta: ¿Cree que es necesario mejorar algo en estas unidades?

-Respuesta: En nuestro caso particular, para mejorar nuestra unidad deberíamos contar con espacios comunes donde los pacientes puedan relacionarse y comenzar a valorar las necesidades que van a tener en cuanto movilidad y accesibilidad en un su vida diaria.

-Pregunta: ¿Qué es lo más duro y lo más bonito que has podido vivir al trabajar allí?

-Respuesta: Como hemos dicho anteriormente, lo más duro es enfrentarse diariamente a personas que sus procesos vitales han sufrido una ruptura de lo que conocían y que deben enfrentarse a los cambios que esto va a suponer. La carga emocional es muy elevada, pero justamente esto es lo que le hace sumamente atractiva. La construcción diaria de relaciones con personas cuyas hospitalizaciones se alargan más de tres meses, en las que las personas se abren a ti y te buscan como referente, hace de esta unidad algo especial como profesional.

-Pregunta: Una vez dada el alta de estos pacientes, ¿siguen necesitando la ayuda de los profesionales enfermeros?

-Respuesta: Este camino no acaba con el episodio de hospitalización y, por supuesto que necesitan ayuda de los profesionales una vez dados de alta. En nuestro caso, es una de las debilidades que queremos solucionar, ya que después de hospitalizaciones de más de tres meses nos encontramos que nuestros pacientes, aunque hayamos desarrollado un programa de adaptación prefamiliar con salidas de fin de semana, al alta no vuelven a tener un contacto reglado con nuestra unidad en cuanto al cuidado enfermero. De esta forma, vagan por el sistema de Atención Primaria con diferente suerte dependiendo del profesional que les atienda. Así, en febrero,  se planteó la posibilidad a nuestra directora enfermera de crear una consulta enfermera que se encargara del continuo de cuidados de estos pacientes una vez dados de alta. Fue acogida con gran agrado y, en estos momentos, se está  finalizando su desarrollo curricular y esperemos pueda ponerse en funcionamiento en un breve periodo de tiempo. Se encargará de asegurar el objetivo de conseguir la máxima autonomía personal y funcional, así como facilitar su recuperación y su inserción en la vida real, fuera del hospital. Así como solucionar todas las contingencias que se puedan presentar.

Noticias relacionadas

Enfermero, Hospital La Fe, Lesionados medulares, rehabilitación, Unidad de Lesionados

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*