La Clínica de Navarra estudia un tratamiento contra la covid: “Si conseguimos esto, esperamos que no se transmita y el paciente deje de ser un agente transmisor”

Viernes, 7 de enero de 2022

La investigación para acabar de una vez por todas con el covid sigue su curso. Nuevos ensayos, estudios y pruebas que intentan poner fin a la pandemia que surgió en el 2020. Ahora, la Clínica Universidad de Navarra (CUN) probará un nuevo tratamiento en un grupo de pacientes para intentar destruirlo.

 Equipo de investigadores del Cima y Clínica Universidad de Navarra que participan en este ensayo clínico | Foto: Clínica Universidad de Navarra
Equipo de investigadores del Cima y Clínica Universidad de Navarra que participan en este ensayo clínico | Foto: Clínica Universidad de Navarra

Se trata de un tratamiento de fotodesinfección nasal para destruir el virus alojado en la nariz y evitar así que se contagie a otras personas. Según publicó la propia clínica en una nota de prensa, “el objetivo es reducir al mínimo la posibilidad de que las personas con covid contagien a otras en las fases iniciales de la enfermedad”. Para ello se está probando un dispositivo de la compañía canadiense Ondine Biomedical Inc. en pacientes que han dado resultado positivo en una prueba PCR y que no han requerido ingreso hospitalario, se trata del único hospital en el mundo que participa en el estudio.

Según el especialista del Servicio de Enfermedades Infecciosas de la CUN y co-investigador principal del ensayo, Francisco Carmona, con la fotodesinfección nasal no se busca curar a los pacientes cuando la enfermedad está ya instaurada, sino «destruir el reservorio del covid-19 en las fosas nasales, donde la replicación del virus es más activa los primeros días».

«Si conseguimos esto, esperamos que el virus no se transmita y que el paciente deje de ser un agente transmisor de la infección a otras personas a corto plazo tras el tratamiento”, revela. La tecnología de la fotodesinfección mediante terapia fotodinámica es un proceso indoloro que se ha usado durante más de 10 años, principalmente en Canadá, como un mecanismo para prevenir las infecciones de la herida quirúrgica por bacterias multirresistentes que colonizan las fosas nasales.

La eliminación del reservorio del virus también podría acortar el tiempo de recuperación y con ello la duración de los confinamientos, algo que complementaría a las actuales medidas. Otro de los puntos positivos es que el virus, no puede desarrollar ningún tipo de resistencia al tratamiento y es válido para todo tipo de variantes.

Con este método no se busca curar a los pacientes que ya tienen la infección. Se busca que el contagiado deje de ser un agente transmisor a otras personas. Por eso se lleva a cabo en las fases iniciales, cuando el virus, según los expertos, es más contagioso.

Los pacientes, con diagnóstico positivo, que forman parte del ensayo, reciben tres sesiones de fotodesinfección para después comprobar durante dos semanas cómo ha evolucionado la carga viral. Para confirmar la eficacia, la mitad de los participantes está recibiendo el tratamiento fotodinámico, y la otra mitad recibirá una intervención de control.

Noticias relacionadas

agente trasmisor, Clínica de Navarra, contagios, COVID-19, fotodesinfección, tratamiento

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*