Lactobacillus rhamonosus LPR disminuye la masa grasa y el sobrepeso

Lunes, 6 de mayo de 2013

Según la definición del International Life Science Institute (ILSI), incluida en 2001 en el documento de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Guidelines for the Evaluation of Probiotics in Food, los probióticos son microorganismo vivos que, al ser ingeridos en determinadas cantidades, tiene un efecto positivo en la salud, más allá de los efectos nutricionales.

A lo largo de años, la ciencia ha demostrado que las bacterias intestinales participan en la promoción de la salud del ser humano, contribuyendo al equilibrio de la flora intestinal del huésped y potenciando el sistema inmunitario. “La función absolutamente indispensable que realiza nuestra microbiota es la de estimular nuestro sistema inmunitario y protegernos de gérmenes o bacterias patógenas con las que estamos en contacto directo a diario. Cada probiótico tiene una función diferente. Así que si ingerimos probióticos que nos ayuden a no absorber y eliminar las grasas que ingerimos entonces conseguiremos perder peso de forma más efectiva”, señala el doctor Gonzalo Guerra Flecha, fundador del Centro Médico-Quirúrgico de Enfermedades Digestivas.

Por este motivo, cada vez hay más pruebas que confirman la relación entre la composición de la flora intestinal, los probióticos y el peso de un individuo. Tras 10 años de investigación sobre Lactobacillus LPR, investigadores estadounidenses dan con el primer probiótico reductor capaz de modular la flora intestinal, lo que podría constituir un importante avance en la lucha contra la obesidad, ya que podría controlar la asimilación de determinados nutrientes que favorecen el aumento de masa grasa.

El estudio contó con la participación de 75 voluntarios con IMC 26-30 Kg/m2 y edades comprendidas entre los 18 y los 50 años, sin restricciones calóricas, que fueron divididos en dos grupos.

Los resultados mostraron que los pacientes tratados con un suplemento diario de 3.108 CFU en LPR de Lactobacillus durante 24 días tienden a perder más masa grasa que los que tomaron placebo. En concreto, se constató que tras tres meses, los individuos que tomaron el probiótico combinado con dieta, pierden un promedio de un 69% más de peso frente a los individuos que solamente han seguido un régimen de adelgazamiento. “Si a este hecho le sumamos una dieta adecuada, bien estudiada, está claro que la pérdida ponderal es evidente y la podemos relacionar claramente con este probiótico”, ha asegurado el doctor Guerra.

Noticias relacionadas

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*