Las 10 tecnologías sanitarias más importantes de cara a 2014

Martes, 4 de febrero de 2014

por diariodicen.es

El Instituto ECRI de Estados Unidos ha dado a conocer el informe 2014 Top 10 Hospital C-Suite Watch List, que recoge cuáles son las tecnologías sanitarias que despuntarán en 2014. “El principal objetivo de este trabajo es orientar y asesorar a los expertos que trabajamos en este ámbito, sobre todo a los decisores, sobre las tecnologías que van a despuntar en los próximos meses, aportando una visión general de hacia dónde van las tendencias”, señala Jesús Lucinio Manzanares, presidente de la Sociedad Española de Electromedicina e Ingeniería Clínica (SEEIC).

Con el fin de ayudar a los profesionales a la hora de tomar la mejor decisión antes de utilizar las nuevas tecnologías en el cuidado al paciente, el Instituto ECRI ha elaborado este informe, donde se dedica un punto del Top 10 a los servicios de urgencias enfocados exclusivamente a las personas mayores y otro a la aplicación denominada Big Data, destinada a la gestión sanitaria.
Asimismo, el informe incluye en dichos puntos temas como la historia clínica digital y de cómo este tipo de iniciativas contribuyen a mejorar la atención de los pacientes o controlar los gastos.

En palabras del presidente de la SEEIC, “por otra parte, es necesario evaluar, desde el comienzo, el impacto en la producción de tecnología y las formas de trabajo, los costes de utilización, la vida útil, la retroalimentación de todo el sistema (aprendiendo de los proveedores, de los hospitales de otras zonas, etc.) y compartir los resultados. En general, el coste suele ser mayor durante el primer año de uso de la tecnología que la inversión realizada, por ello, se vuelve imprescindible valorar económicamente el coste de inversión por proceso en cada paciente”.

Asimismo, el informe explica que la implantación de unidades de urgencias para la población mayor de 65 años se impone como una tendencia en Estados Unidos, debido al aumento de este colectivo en comparación con el número de nacimientos. “En España tenemos la misma situación y por ello, deberíamos considerarlo como un aspecto a tener en cuenta”, explica Manzanares. “La medicina a distancia o telemedicina puede ayudar a combatir las consecuencias de la falta de profesionales que sufren muchos sistemas sanitarios de nuestro entorno, incluido el nuestro, sobre todo en aquellas zonas alejadas de los grandes hospitales. Asimismo, en una población cada vez más envejecida y con un número de pacientes crónicos en aumento, la telemedicina se convierte en una opción que cada vez debe tenerse más en cuenta”, añade.

“El paciente podrá elegir el lugar en el que será tratado”

Entre otras novedades, el informe trata la posibilida de dotar a los hospitales de superficies de cobre. Así, se expone el hecho de que las propiedades antimicrobianas de este metal lo hacen idóneo para utilizarlo en el ámbito. “Sin embargo, y a pesar de haberse llevado a cabo diferentes estudios que demuestran su efectividad, su uso aún no se ha generalizado en  nuestro país, aunque sí se ha incorporado a algunos hospitales, como el Vall d’Hebron, y se están realizando investigaciones al respecto en centros españoles”, señala Jesús Manzanares.

El Top 10 aborda también el uso de técnicas mínimamente invasivas como los ultrasonidos guiados por resonancia magnética (MRgFUS o Magnetic resonance guided focused ultrasound surgery) para el tratamiento del dolor en metástasis ósea, o la aplicación de electroporación (NanoKnife) en pacientes con cáncer. En cuanto a la monitorización de los cuidados, desde la SEEIC explican que “estas nuevas tecnologías también conllevan cambios organizativos, pudiendo ser muy útiles al permitir al paciente elegir dónde quiere ser atendido. Así, este podrá ser controlado mediante sistemas de monitorización domiciliaria (electrocardiógrafos portátiles, tensiómetros, detectores de caídas…), sistemas informáticos de seguimiento de estilo de vida, vigilancia de la insuficiencia cardiaca, entre otros”.

Finalmente, otro de sus capítulos está dedicado a los sistemas de gestión de la salud personal, como ciertos dispositivos que incorporan un sensor sensible que ayudan a reforzar la adherencia terapéutica.

No obstante, desde la SEEIC avisan de la actual falta de ordenación de los recursos humanos en el campo de la eHealth, un ámbito que engloba a un grupo muy amplio de profesionales y de usos, desde consultas telefónicas con un profesional de asistencia médica, dispositivos de alarma personal con botón de pánico, dispensadores electrónicos de fármacos, equipos electrocardiográficos para el registro de eventos, hasta monitores de glucosa. “La mayor dificultad, desde un punto de vista técnico, radica en la interoperabilidad entre los diferentes sectores que intervienen en la eHealth, por lo que es necesaria una correcta ordenación del equipo humano y su cualificación profesional, si queremos que la prestación asistencial sea segura y de calidad”, concluye Manzanares.

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*