«Las enfermeras tuvieron que afrontar una situación psicoemocional no conocida, muchas optaron por alojarse fuera de su domicilio para evitar contagiar y seguir trabajando»

Jueves, 14 de mayo de 2020

El Colegio Oficial de Enfermería de Gipuzkoa (COEGI) recuerda que a día de hoy son muchas las enfermeras que siguen trabajando sin el material adecuado de protección y por ello ha decidido sumarse a la iniciativa del Consejo General de Enfermería para solicitar que el contagio por coronavirus sea reconocido como una enfermedad profesional, para que los Ministerios de Sanidad y Trabajo declaren a la Enfermería profesión de riesgo. Hablamos con la presidenta, Pilar Leukona, para que nos explique cómo lo están llevando, a qué riesgos están expuestos y si se está valorando correctamente el trabajo de los profesionales enfermeros.

Pilar Leukona |COEGI
Pilar Leukona |COEGI

-Pregunta: ¿Cuál diría que son las labores que están llevando a cabo los profesionales enfermeros en esta pandemia? ¿Es una profesión de riesgo?

-Respuesta: Labores propias de nuestras competencias que suponen intervenciones en todos los ámbitos de la vida y de la salud de las personas. Las labores son muchísimas. Pueden ser desde la educación para la salud, a estar trabajando en quirófano junto al cirujano, prestando cuidados a pacientes críticos, o atendiendo pacientes en urgencias, en el ámbito extrahospitalario, etc. Las intervenciones son muy numerosas y, más si cabe en este caso, con un proceso infeccioso como el que estamos viviendo que ha traído consigo una crisis sanitaria.

Lo que nos diferencia es que, además, estamos capacitadas para coordinarnos con otros profesionales sanitarios ejerciendo el liderazgo de los cuidados, que es una de las labores fundamentales en una crisis sanitaria como esta. Subrayaría además que desde el minuto uno de esta crisis, las enfermeras hemos demostrado nuestro compromiso y responsabilidad, tanto con nuestra profesión como con los pacientes. Y no éramos héroes o heroínas antes, ni lo somos ahora. Nos hemos limitado a realizar nuestro trabajo con la profesionalidad y perseverancia que nos caracteriza.

En cuanto a si es una profesión de riesgo, evidentemente, en aquellos servicios o áreas con pacientes Covid-19 es donde mayores riesgos hemos asumido, principalmente por la falta en muchas ocasiones de materiales de protección adecuados y de calidad. Y, en este sentido, sí que nuestra profesión es de riesgo. Por ello desde el COEGI nos hemos sumado a la solicitud del Consejo General de Enfermería para que el coronavirus sea considerado enfermedad profesional y, en consecuencia, los Ministerios de Sanidad y Trabajo declaren a la Enfermería profesión de riesgo.

-Pregunta: Como enfermera, ¿cree que se está valorando correctamente el trabajo de los profesionales sanitarios y, en especial, de los enfermeros?

-Respuesta: Creo que las organizaciones sanitarias, los pacientes y sus personas allegadas y la ciudadanía en general sí que están valorando el trabajo de los profesionales sanitarios y, en especial, el de las enfermeras. Así nos lo han estado demostrando en el día a día. Este 2020 arrancábamos nuestro Año Internacional apostando por visibilizar y fomentar el liderazgo de la Enfermería y esta pandemia si algo ha dado es visibilidad a nuestra profesión y a nuestros profesionales…

Eso sí, creo que esta crisis también ha puesto de manifiesto la deshumanización de las organizaciones. Al Colegio nos han llegado informaciones por parte de las colegiadas en las que mostraban su indignación ante la falta de transparencia y cuidado a los propios profesionales, así como de la mala gestión del material de protección de primera necesidad.

Solo espero que este reconocimiento actual se extienda más allá de la pandemia. Que haya un antes y un después de todo esto y que se tenga en cuenta el papel fundamental de la Enfermería, porque estamos capacitadas para liderar los cuidados, por supuesto; pero también para participar en los comités que diseñan las estrategias y en los órganos de decisión. Estamos acostumbradas a ver planes de actuación que se diseñan en los despachos y hacen aguas en el día a día. Y ahí las enfermeras tenemos mucho conocimiento que aportar y mucho qué decir.

-Pregunta: ¿Qué cosas o actuaciones cree que deberían de cambiar para proteger a los profesionales sanitarios?

-Respuesta: El primero y fundamental es contar con los equipos de protección adecuados al riesgo de la actividad que se desarrolla, algo que está siendo nuestro caballo de batalla como Colegio: conseguir que las enfermeras de Gipuzkoa cuenten con el material de protección adecuado, tanto para proteger su salud y la de su entorno cercano, como la de los pacientes.

También el establecimiento de unos protocolos estables. Sabemos que todos hemos vivido en una gran incertidumbre pero, ante la falta de criterio común y lo cambiante que ha sido el día a día, los protocolos que nos han obligado seguir en ocasiones no han ido acorde a lo que los profesionales hubiesen hecho y, además, no se les ha pedido opinión. Además es importante recordar que el COVID-19 no se ha ido, el virus sigue aquí. El material parece que está llegando y ahora esperamos que ese material sea de calidad, porque la profesional confía en que el material que le llega sea el adecuado.

En este sentido, aplaudimos la reciente sentencia del Juzgado número 1 de lo Contencioso Administrativo de Vitoria a una denuncia presentada por SATSE que recuerda al Servicio Vasco de Salud (Osakidetza) su obligación de cumplir con lo dispuesto en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, por lo que no podrá obligar en adelante a su personal sanitario a reutilizar los equipos de protección individual y mascarillas. La protección de los profesionales sanitarios es vital y debe ser prioritaria para las organizaciones sanitarias y para nuestros políticos. Creo que lo vivido debe servir además como reflexión para que podamos fabricar nuestros propios materiales y abastecernos en el mercado local.

-Pregunta: Desde el COEGI exigís que se declare a la Enfermería como profesión de riesgo. ¿Cuál es la situación actual que están viviendo? ¿Qué quejas os han llegado?

-Respuesta: Las quejas han ido variando conforme ha avanzado la pandemia. En un primer momento, por la manera abrupta que tuvo de presentarse la enfermedad -y porque los propios profesionales se estaban contagiando-, se vivieron momentos de pánico y miedo. Cuando comprendimos que la protección era nuestra principal ‘tabla de salvación’ vimos que no teníamos material y surgió la incertidumbre, porque los protocolos cambiaban a diario y adaptarse a ellos ha sido un reto continuo.

Las principales quejas recibidas hacían referencia a la escasez de material y a la falta de unos protocolos unificados. Nos han llegado quejas desde todos los sitios: hospitales, Atención Primaria, espacio sociosanitario y residencias geriátricas, sanidad privada, servicios de urgencias y emergencias, etc.
Evidentemente, en aquellos servicios hospitalarios y extrahospitalarios donde han atendido a pacientes Covid-19 es donde se ha producido la mayor demanda y, en el caso puntual de las residencias geriátricas, porque partían de que no tienen recursos humanos de enfermería en la mayoría de los casos porque no cuentan con el ratio necesario de enfermeras para atender al perfil de usuarios actuales, a lo que en un principio se añadió la falta de material de protección.

-Pregunta: Actualmente no se conoce con seguridad cuánto dura la inmunidad hacia el virus. ¿Cree que la realización de test serológicos garantizaría una mayor seguridad?

-Respuesta: Si has tenido sintomatología y no te han hecho ningún tipo de prueba es fundamental hacerte el test serológico para saber si has pasado o no la enfermedad. Este es el test que están haciendo a los profesionales sanitarios y sí creo que es necesario para garantizar mayor seguridad.

También están haciendo el test PCR que requieren de 48-72 horas para conocer el resultado y, en cuanto al test rápido, si da positivo lo es claramente, pero el resultado negativo es dudoso.

-Pregunta: Las noticias sobre el contagio de profesionales sanitarios son constantes. ¿Cuál es la situación para las enfermeras? ¿Se les informó de algún protocolo a seguir?

-Repuesta: Nos hemos dado cuenta de que los profesionales sanitarios somos los primeros que nos contagiamos y contagiamos a otros. Creo que ha habido poca información para los profesionales y poca transparencia a la hora de dar los datos. Se ha funcionado sobre si tenías o no síntomas, te mandaban a casa por la sintomatología pero sin saber si padecías Covid-19 o no…

A día de hoy, en el Colegio no conocemos los datos de enfermeras contagiadas en Gipuzkoa y lo hemos solicitado en diversas ocasiones al Departamento de Salud. Es un dato que los Colegios necesitamos para poder abordar la salud e integridad de nuestros profesionales que es nuestra responsabilidad.

-Pregunta: No ha sido solo la carga física, también la psicológica. ¿Cómo lo están llevando? ¿Cree que sería conveniente la ayuda psicológica para profesionales?

-Respuesta: Desde el minuto uno las enfermeras se vieron en la situación de tener que afrontar una situación psicoemocional no conocida hasta ahora, porque los fallecimientos llegaron rápido y el aislamiento de los familiares hacia los pacientes también fue abrupto. Se han vivido situaciones de gran ansiedad por la virulencia y falta de conocimiento del propio virus y de cómo se actuaba, sobre todo ante los contagios entre compañeros, la probabilidad de contagiar a tus familiares por la carga viral de Covid-19, etc. Esto ha llevado a que muchas enfermeras optaran incluso por otra opción de alojamiento fuera de su domicilio para evitar contagiar y poder seguir trabajando.

En lo que respecta a nuestro Colegio, desde el comienzo pusimos a disposición de las enfermeras y enfermeros de Gipuzkoa una asesoría psicológica gratuita, individual y confidencial, además de otros recursos con herramientas psicoemocionales online. Creo que ahora estamos todavía viviendo con la adrenalina puesta, pero cuando la situación amaine aparecerán las verdaderas necesidades de los profesionales porque ha sido una situación muy agotadora, físicamente y psicológicamente. Todavía no sabemos cuáles van a ser las consecuencias emocionales del post-Covid y es algo que nos preocupa Algunas enfermeras nos trasladan ya que tienen miedo, en otros casos ha surgido cierta desmotivación, etc.

En el Colegio ya estamos trabajando en la puesta en marcha de iniciativas para dotar a las enfermeras de herramientas de autoayuda porque creemos que la ayuda psicológica permanente a las colegiadas es otro de los aspectos que tenemos que abordar.

-Pregunta: ¿Qué ayudas se están llevando a cabo desde el COEGI? ¿Pueden ponerse en contacto con ustedes para recibir información o resolver dudas?

-Respuesta: Con el coronavirus hemos constatado el músculo que tenemos en cuanto al uso de la tecnología, porque hemos podido comprobar la importancia de haber invertido en nuevas tecnologías y nuevas herramientas de comunicación y trabajo, fortaleciendo nuestros canales de comunicación para dar respuesta en tiempo real a todas las solicitudes y quejas de nuestros colegiados, abriendo un canal whatsapp, además de la comunicación habitual por mail, teléfono, App, redes sociales… Además, hemos acelerado todas las iniciativas que teníamos ya en marcha en cuanto a digitalización de la organización. Todo ello con el objetivo de facilitar la vida a nuestras colegiadas en todas las cuestiones relacionadas con información, gestiones y formación a distancia.

En lo que respecta a la organización, el equipo ha estado teletrabajando y la situación, sin duda, nos ha puesto a prueba constatando que tanto nuestro sistema como el equipo humano estaba preparado para atender a las y los colegiados y hacerlo bien en remoto, con una atención directa a la colegiada que hemos mantenido dando respuesta a todas las cuestiones relacionadas con altas, bajas, traslados, solicitud de documentación, etc. Yo, personalmente, he estado atendiendo por teléfono y por e-mail todas las demandas y llamadas. Está siendo un esfuerzo enorme pero estamos recibiendo el reconocimiento y el agradecimiento de muchas colegiadas satisfechas por ello.

En este sentido, me gustaría subrayar que el Colegio ha estado en todo momento ocupado y preocupado de que, a cualquier comunicación que nos llegara por parte de las y los profesionales, se le diera cauce rápidamente para tratar de buscar una respuesta y/o solución, ya fuera en forma de contacto con las organizaciones, publicación, etc. El acompañamiento a las colegiadas ha sido continuo, las 24 horas. Estamos dedicando todo nuestro tiempo a acompañar a las y los profesionales y creo que así lo están percibiendo.

-Pregunta: Para finalizar, ¿qué consejo le daría como enfermera a alguien que crea presentar síntomas?

-Respuesta: Que lo comunique inmediatamente a los teléfonos de contacto que se han puesto desde el principio. El centro de salud de referencia le dará las instrucciones a seguir.

En este sentido me gustaría destacar el papel fundamental de Atención Primaria como puerta de entrada al sistema de salud de toda la ciudadanía. Si su función siempre ha sido esencial, ahora en la desescalada lo va a ser todavía más y va a ser necesario que se dote de los recursos materiales y humanos necesarios para ello. Además de realizar la labor de contención que desarrolla habitualmente para no saturar los servicios de urgencias del hospital, se añadirá ahora el control y vigilancia de los nuevos casos, que se unirá a la carga asistencial habitual.

Noticias relacionadas

Colegio Oficial de Enfermería de Gipuzkoa, COVID-19, enfermeros, entrevista, Pilar Leukona, profesión de riesgo

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*