Migraña, más que un simple dolor de cabeza

Jueves, 17 de marzo de 2016

foto para PACIENTESUn grupo de investigadores alemanes descubrió que los dramáticos acordes de la ópera Siegfried, del compositor alemán Richard Wagner, fueron inspirados por las dolorosas migrañas de su autor. También en la esfera musical, Wolfgang Amadeus Mozart sufrió una fractura de cráneo que le ocasionaba severos dolores de cabeza. Por su parte, Pablo Picasso pintó sus conocidas auras de migraña en muchas de sus más célebres pinturas. Son artistas con la capacidad de transformar este dolor, en muchos casos incapacitante, en arte. Sin embargo, la realidad de miles de personas que sufren migraña es otra.

“A mí un dolor de cabeza me quita un año de vida”, explica María Cecilia Aragón Aragón. “Llevo casi 20 años padeciendo migrañas, afortunadamente ahora estoy mucho mejor, el tratamiento funciona, pero he llegado a pasar dolores fortísimos que aparecían de repente, acompañados de vómitos”. El ejemplo de María Cecilia es solo uno de los numerosos casos que existen.

Se calcula que la prevalencia mundial de la cefalea (al menos una vez en el último año) en los adultos es de un 47%, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Entre la mitad y las tres cuartas partes de los adultos de 18 a 65 años han sufrido una cefalea en el último año, y más del 10% de este grupo ha padecido migraña. La cefalea que se presenta 15 días o más cada mes afecta de un 1,7% a un 4% de la población adulta del mundo. A pesar de las variaciones regionales, las cefaleas son un problema mundial que afecta a personas de todas las edades, razas y zonas geográficas.

Según la Fundación de Investigación de la Migraña, aproximadamente un 18% de las mujeres y un 6% de los hombres experimenta este síndrome. Alrededor de un 90% de los que lo sufren no son capaces de llevar a cabo tareas cotidianas cuando tienen un ataque de migraña. En el mundo y de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) 2001, la migraña es la causa nº 19 en la tabla de discapacidades general de todas las enfermedades, sexos y género y la nº 12 si hablamos solo de mujeres.

¿Sabemos reconocer la migraña?

“Una crisis dura empieza con un dolor como si me martillearan en la sien. Ya no puedo ni pensar ni regular bien. Me dan náuseas, a veces vomito y ni el silencio ni la oscuridad me calma. Suele durarme tres días, a los tres días vuelvo a ser persona”, explica Patricia González Lindoso, paciente con migraña desde la adolescencia.

“La migraña es una cefalea muy específica que suele aparecer con dolor a un lado de la cabeza, habitualmente el paciente nota un dolor pulsátil, como latidos, le suelen molestar las luces, los ruidos e incluso en algunos casos los olores. Típicamente empeora con la actividad y puede presentar náuseas y ocasionalmente vómitos”, explica el doctor Jesús Porta-Etessam, responsable de la Unidad de Cefaleas del Servicio de Neurología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

Además, una de cada cinco personas puede presentar aura migrañosa, es decir, los síntomas que aparecen antes del dolor de cabeza y que, en las personas que lo padecen, indican el inicio de una crisis de migraña. “Me dio por primera vez años después de sufrir migrañas. Estaba trabajando y de repente empecé a no ver. Era como una luz blanca en la parte inferior de la visión, poco a poco se fue haciendo más grande, y cuanto más grande se hacía más me asustaba. Mis compañeros me llevaron a urgencias, la persona que me atendió no supo qué me estaba pasando. Afortunadamente un neurólogo me explicó de lo que se trataba, ahora cuando comienza el aura ya sé que son 20 minutos sin visión, así que me limito a esperar que pase sin ponerme nerviosa”, relata Patricia González.

Estos episodios duran entre 5 y 20 minutos, casi nunca más de una hora. “Las personas que presentan aura tienen síntomas previos como la visión de lucecitas o sensación de hormigueo que se instaura de manera progresiva”, indica Porta-Etessam.

La migraña está causada por la activación de un mecanismo encefálico que conduce a la liberación de sustancias inflamatorias y causantes de dolor alrededor de los nervios y vasos sanguíneos de la cabeza. Se trata de una patología recurrente, a menudo dura toda la vida, y se caracteriza por presentarse episódicamente. En numerosos casos no es tratada por un profesional especializado, teniendo consecuencias negativas en la calidad de vida de los pacientes que la padecen. “Antes de venir a la consulta los pacientes no suelen distinguir entre cefalea, que significa simplemente dolor de cabeza, y migraña, que es una patología específica con un tratamiento claramente establecido. Tras la consulta son capaces y en ocasiones se llevan una medicación para cada tipo de cefalea mejorando mucho y pudiendo hacer una vida normal”, indica el neurólogo.

Es importante tener en cuenta, continua Porta-Etessam, que si cambia el patrón del dolor, se hace más frecuente, se instaura bruscamente o aparece con los esfuerzos, no responde al tratamiento, despierta por la noche o presenta algún síntoma neurológico se debe consultar con el especialista.

El abuso de la automedicación

Recientemente el Grupo de Estudio de Cefaleas de la Sociedad Española de Neurología (SEN) ha publicado una guía donde se indica que las migrañas son el tipo de cefaleas que con más frecuencia devienen del abuso de medicación. “En España hay una alta tradición de automedicación. Es un problema real que conlleva complicaciones como las cefaleas por abuso de analgésicos, además de los propios efectos adversos de los fármacos. Habitualmente el tratamiento es poco eficaz porque debemos hacer uno adecuado para cada tipo de dolor de cabeza”, explica el doctor Jesús Porta-Etessam.

Este tipo de cefalea por el uso excesivo de analgésicos es la forma más común de cefalea secundaria. Puede afectar hasta un 5% de ciertos grupos de población, más a las mujeres que a los hombres. Se trata de una cefalea opresiva, persistente y generalmente más crítica al despertar.

Por otro lado, un elevado número de pacientes con migraña tarda en acudir a la consulta del especialista para ser tratados de la forma más adecuada a su perfil, lo que repercute negativamente en su calidad de vida. “Llevo con migrañas desde hace muchos años, aunque diagnosticadas aproximadamente 10. Me dolía la cabeza y me automedicaba. No fui al neurólogo hasta que se hicieron insoportables y muy constantes. Sabía que eran migrañas porque mi padre y mi tía las tienen, así que me aguantaba y punto. Hasta que no pude más”, explica Patricia González.

La consulta a un especialista se hace fundamental para conseguir un tratamiento acorde y eficaz al perfil de cada paciente. María Cecilia Aragón explica que “al tener un dolor tan constante, muchas veces no decía nada, me callaba… Lo vivía como algo habitual, sin embargo, lo pasaba muy mal, sobre todo en el trabajo en el que tengo que moverme mucho y la cabeza me estallaba”.

Perfil mayoritario y tratamiento

El perfil típico es el de una mujer joven. La migraña afecta al 18% de las mujeres y solo al 7% de los hombres, esto se debe al cambio hormonal de la adolescencia, hasta ella afecta de manera similar a hombres y mujeres, explica el doctor Porta-Etessam. “El tratamiento es un punto fundamental, ya que debemos diseñar un tratamiento acorde a cada tipo de crisis. Se suelen utilizar los triptanes, aunque también utilizamos antiinflamatorios y antieméticos. Los seis triptanes son diferentes y además se pueden aplicar de forma subcutánea, intranasal o vía oral, adecuando el fármaco y el tipo de administración a las características de las crisis”, indica Porta-Etessam. “Por otro lado disponemos de más de 20 preventivos, fármacos vía oral, toxina o bloqueo de los nervios pericraneales, así diseñaremos el tratamiento con uno o varios fármacos en función del perfil del paciente, porque no tratamos migrañas, tratamos personas”.

IDENTIFICACIÓN DE FACTORES DESENCADENANTES

Que el paciente sea capaz de identificar los factores que desencadenan las crisis de migraña es importante para paliar los efectos que estas puedan ocasionar en su calidad de vida.

  • El ejercicio regular ayuda a prevenir ataques, sin embargo, en determinados pacientes un esfuerzo físico puede ser el desencadenante. Es importante saber identificarlo.
  • Se ha de intentar mantener el mismo patrón de sueño todos los días. Respectando las horas de descanso.
  • La alimentación es importante, beber mucha agua y limitar la ingesta de bebidas azucaradas y con cafeína es un factor a tener en cuenta. No se ha de saltar ninguna comida, ya que esto hace que disminuyan los niveles de azúcar y se desencadene la migraña.
  • Cuando comienza la migraña está indicado parar la actividad que se esté realizando, beber un par de vasos de agua y respirar profundamente.
  • En determinados pacientes la luz es un factor desencadenante, por lo que se ha de evitar la luz solar mediante persianas o cortinas, así como reflejos.
cabeza, dolor, migraña, OMS, pacientes

Una respuesta a “Migraña, más que un simple dolor de cabeza”

  1. La migraña es causada por la infección de la bacteria espiroqueta, que causa lyme y leptospirosis y de aquí se derivan muchos síntomas además del dolor de cabeza: lupus, artritis fibromialgia, síndrome del túnel del carpo, síndrome de fatiga crónica, lumbago, esclerosis múltiple y otros. Se tratan con antibióticos de uso prolongado (tetraciclina, claritromicina, doxiciclina. Esta bacteria se puede detectar a través de una microscopía de campo oscuro o un examen de inmunoluorescencia. Además, otros miembros de la familia del paciente pueden tener o haber tenido alguno de estos síntomas, además de cáncer.

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*