Pilar Arroyo recibe la medalla Florence Nightingale

Martes, 23 de enero de 2018

Pilar Arroyo Gordo, directora fundadora de la revista Metas de Enfermería, ha recibido la medalla Florence Nightingale durante la celebración de la 46.º edición de este acto. El premio ha sido concedido por el CICR a propuesta de Cruz Roja Española por su compromiso e implicación en el ámbito de la enfermería en España y en otros países, su actividad profesional, sus aportaciones en numerosas conferencias, escritos y artículos y su defensa de los Derechos Humanos, entre otros aspectos.

Su contribución ha sido imprescindible en el desarrollo de la enfermería como disciplina científica y es que, además de llevar casi 20 años como directora de la revista, es enfermera, especialista en Bioética y Derecho sanitario y profesora de Legislación y Ética profesional. La cosa no se queda ahí, también ha recibido este galardón por su gran y extensa labor en el ámbito de la educación en enfermería y en aspectos de la salud pública.

Además, la medalla distingue también sus 40 años de dedicación a la profesión enfermera y su participación en algunos de los momentos más importantes de la historia de la Enfermería en España, como la reivindicación de la importancia de la inclusión de esta profesión en la Universidad o haber sido miembro del comité de expertos que redactó el Código Deontológico de la Enfermería.

La ceremonia ha contado con la presencia de grandes cargos relacionados con la enfermería, como el presidente del Consejo General de Enfermería, D. Florentino Pérez Raya, diferentes profesionales compañeras de Pilar Arroyo, su familia y amigos, quienes se han emocionado recordando y destacando toda la labor que ha hecho durante todos estos años.

También acudieron Dña. Dolors Montserrat, ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, y D. Javier Senent, presidente de Cruz Roja Española, quienes han querido reflejar toda su admiración y afecto a la enfermería al ser una profesión referente de humanidad, y mostrar su agradecimiento y apoyo a Pilar Arroyo. “Es un orgullo y honor que una de nuestras enfermeras más emblemáticas reciba esta medalla elegida entre las 190 Sociedades Nacionales y que pone en valor su importante labor premiando su buen hacer, cercanía, dotes, profesionalidad y humildad”, resaltaba la ministra.

Un acto cargado de emoción y repleto de oyentes en el que se ha querido destacar la importancia de esta profesión, y en el que varios actores representaron una pequeña obra de la historia de la enfermería en el paso del tiempo, señalando todos los hechos que dejaron huella y permitieron que la sanidad haya llegado hasta nuestros días. Sobre todo, a todos los profesionales que lo hacen posible: “gracias a las enfermeras que cuidan a pacientes que los necesitan, nos enseñan a no juzgar, a estar, a sonreír, pero sobre todo, nos acompañan en los mejores y peores momentos”, concluyeron.

Entre la entrega de la medalla, flores, lágrimas, abrazos y saludos, la profesora y referente Dña. Cristina Francisco Rey, amiga y compañera de Pilar Arroyo, dio un breve discurso que resumía con claridad el trabajo, la humildad y el compromiso que ha llevado a Pilar Arroyo a ser la elegida para recibir esta medalla tan importante en el ámbito internacional: “En el currículum no se expresa con claridad la excepcionalidad, y es que sus cualidades profesionales y sociales son las que la hacen excepcional. Es necesario destacar su habilidad para poner en valor las cualidades de cada persona y potenciarlas en tono cercano, pero también su compromiso en todo lo que hace y es que Pilar, eres maestra en el ámbito de la enfermería y en el día a día”, finalizaba.

Finalmente Pilar Arroyo ha sido la que ha querido dedicar unas palabras de agradecimiento por el acto, la medalla y a todos aquellos profesionales enfermeros de la generación del 77 que hicieron posible todos los cambios: “Me encuentro abrumada y no hay palabras en el diccionario para demostrar la emoción y el orgullo que siento, este momento es la cumbre de mi vida profesional, es lo más que podía soñar, y es que me siento honradísima de poder compartir algo tan importante con todos vosotros. Gracias a todos los profesionales enfermeros, pero en especial a la generación del 77 por luchar para construir disciplina, no sé qué hubiera sido de la enfermería sin vosotros”, explicaba emocionada.

Historia de la Medalla Florence Nightingale

La Medalla Florence Nightingale es una condecoración civil de carácter internacional que se asigna a enfermeras y/o auxiliares voluntarias que sean miembros activos o colaboradores de una Sociedad Nacional de la Cruz Roja o de la Media Luna Roja, así como de una institución médica que se haya distinguido en tiempo de guerra o de paz por la valentía y la entrega excepcionales a favor de heridos, enfermos, inválidos o de personas amenazadas en su salud.

Recibe su nombre en honor de Florence Nightingale, enfermera británica y estadística considerada la principal precursora de la modernización y profesionalización de la enfermería. Cada dos años desde 1920 esta distinción, que está considerada la más prestigiosa en el ámbito internacional, es otorgada a algún profesional enfermero. En la actualidad ha sido otorgada a más de 1.340 enfermeros y enfermeras pero tan solo a tres españolas hasta ahora: en 1925 a Carmen Angoloti Mesa, inspectora general de los hospitales de Marruecos; en 1977 a Concepción Bermejo Zorrilla, jefa de la Sección de Enfermeras de la Asamblea Suprema de la Cruz Roja Española, y en 2010 a Juana María Hernández Conesa, profesora de Enfermería en la Universidad de Murcia y especialista de la Medicina y Enfermería.

Cruz Roja Española, Medalla Florence Nightingale, Metas de Enfemería, Pilar Arroyo Gordo

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*