Protocolo de alta precoz voluntaria en maternidad tras el parto

Viernes, 1 de noviembre de 2013

El Hospital General Universitario de Elche, en Alicante, ha puesto en marcha un protocolo de alta precoz voluntaria en maternidad tras comprobar a través de la recogida de impresiones entre las mujeres en el momento de dar el alta que más del 90% mostraba su deseo de poder marcharse antes a casa.

El estudio y el protocolo de alta precoz voluntaria han sido realizados por los servicios de Obstetricia y Ginecología, Pediatría, junto con las enfermeras y matronas de dichos servicios y de Atención Primaria. Tras dos años de trabajo, todos los profesionales implicados en el proyecto aseguran que en los casos en que durante el embarazo y el parto no han existido complicaciones puede darse el alta precoz, siempre llevando a cabo una detallada valoración de la madre y el recién nacido.

Para ello, el documento incluye un circuito de seguridad donde se recogen cada uno de los pasos a seguir en el proceso y se especifican los criterios de seguimiento, incluyendo las visitas regladas de la madre e hijo tras abandonar el centro hospitalario

«La madre debe visitar a la matrona del centro de salud a las 48 horas del parto»

Para solicitar el alta precoz, tanto las madres como los bebés deben cumplir una serie de requisitos, entre los que se encuentran: el alta ha de ser solicitada de manera totalmente voluntaria a petición de la madre, deben haber tenido una gestación sin patología que requiera vigilancia postparto, un parto vaginal eutócico y a término (37-42 semanas) y un puerperio inmediato sin complicaciones ni incidencias.

Por otra parte, el protocolo también establece que la situación materna no debe tener riesgo social o familiar, es decir, no debe tratarse de madres adolescentes, sin apoyo del progenitor o con trastornos psiquiátricos. Otro de los requisitos es que la madre visite a la matrona de su centro de salud a las 48 horas del parto sin necesidad de cita previa.

En relación a los criterios clínicos del recién nacido, ha de haber nacido a término y con un peso apropiado a la edad gestacional, tiene que presentar normalidad en el examen clínico y signos vitales, así como capacidad de mantener la temperatura corporal normal, entre otras cosas.

Alfredo Millá, jefe de Obstetricia, ha explicado que «se trata de una mejora importante en la calidad asistencial proporcionada a las madres, y más si se tiene en cuenta que son ellas mismas las que han mostrado interés en irse a casa lo antes posible tras dar a luz argumentando, entre otros motivos, que no se consideran personas enfermas y que creen que en su propio entorno familiar y en su hogar se adaptarían mucho mejor a la situación».

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*