Según un estudio de la Universidad de Colorado, trabajar en horario nocturno puede producir sobrepeso

Jueves, 27 de noviembre de 2014

En numerosas ocasiones, determinados trabajos obligan a cambiar el horario de profesionales que, como es el caso de la Enfermería, desempeñan sus funciones en jornada nocturna (además de realizar horas extras durante buena parte del día), dependiendo de la especialidad escogida y también del tipo de contrato que se tenga. Normalmente, las personas que trabajan durante la noche, son propensos a subir de peso, según explica un estudio elaborado por la Universidad de Colorado en Boulder (EEUU) y que ha sido publicado en ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’.

En la investigación, 14 adultos sanos pasaron durante casi una semana en el Centro de Investigación Clínica y Traslacional del Hospital de la Universidad de Colorado. El objetivo era que los participantes siguieran un horario normal, es decir, trabajar de día y dormir de noche, para después, pasar a un nuevo horario de trabajar por turnos los tres días siguientes, invirtiendo la rutina. re

La sorpresa llegó cuando el equipo de investigación observó que los participantes quemaban más grasa cuando dormían durante el día, en comparación a dormir por la noche, incrementando de esta manera el riesgo de aumento de peso y obesidad, a pesar de que, durante el experimento, se llevó un minucioso control de la ingesta de alimentos, dándoles la alimentación que normalmente necesitan tomar en su quehacer diario.

El reloj circadiano es una de las causas que puede motivar esta alteración

Los ritmos circadianos constituyen el reloj biológico humano que regula las funciones fisiológicas del organismo para que sigan un ciclo regular que se repite cada 24 horas, y que coincide con los estados de sueño y vigilia. Durante el descanso nocturno, el organismo humano entra en letargo, la temperatura corporal baja hasta los 35º, disminuye la presión sanguínea y se reduce la secreción de hormonas.

La capacidad de alerta y de movimiento también se encuentran reducidas, por lo que es más difícil concentrarse o reaccionar ante un imprevisto y, por lo tanto, disminuye el rendimiento laboral y se multiplican las posibilidades de sufrir un accidente.

Es por ello que una de las conclusiones a las que los expertos en el estudio han llegado, es a consecuencia de que los relojes circadianos de las personas pueden cambiar con el paso del tiempo, incluso de forma radical, con el uso de luces artificiales, ya que el trabajo por turnos, según comenta el director del Laboratorio del Sueño y Cronobiología de la Universidad de Colorado, Kenneth Wright, «va en contra de nuestra biología fundamental»:

 

 

 

 

'Proceedings of the National Academy of Sciences'., alimentación, aumento de peso, Centro de Investigación Clínica y Traslacional, enfermería, Laboratorio del Sueño y Cronobiología, obesidad, reloj circadiano, riesgo, trabajar por turnos, Universidad de Colorado

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*