«Sin los enfermeros no sé qué sería de los que necesitan ayuda»

Lunes, 6 de noviembre de 2017

Hemos hablado con Aarón Vivancos, perteneciente al grupo de baile Los Vivancos, una de las formaciones españolas con más proyección internacional en la actualidad. Nos comenta la preparación física que requieren sus giras, nos cuenta detalles sobre su nuevo espectáculo, Nacidos para bailar, y nos transmite su admiración por el trabajo de los profesionales enfermeros.

Pregunta: Proceden de una familia artística, ¿qué importancia tiene para un bailarín que su entorno comparta su vocación?

Respuesta: Tiene muchísima importancia. Que nuestros padres tengan una visión artística y que te puedan guiar en ese aspecto es muy importante para nosotros. La educación que hemos tenido nos ha ayudado mucho.

En nuestro caso, nuestro padre fue nuestro primer maestro. Aparte de músico era bailarín, hacía artes marciales, gimnasia deportiva… Era un artista. Nos lo enseñó con muchísimo cuidado, fuimos mucho de su mano.

P.: Vivancos tiene una gran trayectoria tanto nacional como internacional, han colaborado con algunos de los artistas más importantes del país, como Antonio Banderas, y en actos como el Festival Internacional de Circo de Montecarlo o la Ceremonia de Clausura de los Juegos Olímpicos de Sochi, ¿qué experiencias destacaría en los últimos años?

R.: Llevamos ya diez años con tres grandes producciones. Hemos tenido dos millones de espectadores en todo el mundo, hemos visitado más de 40 países… Este último año, nuestro décimo aniversario, presentamos nuestro espectáculo Nacidos para bailar.

Ha sido una experiencia muy bonita, un sueño que teníamos desde pequeños y que hemos podido llevar a cabo.

Destacaría el trabajo conjunto, en familia, que hacemos, el combinar la parte familiar con la parte profesional. La superación que tenemos juntos, en este trabajo, es una experiencia muy bonita, muy fuerte y muy difícil, pero muy agradecida. Crecer como personas a nivel profesional y personal.

Y el público también valora mucho el trabajo que hacemos, les gusta mucho, y estamos muy contentos.

P.: Su profesión exige estar en una buena forma física, ¿qué preparación tienen antes de un espectáculo?

R.: Es cierto. Los espectáculos son muy físicos y hay que estar muy afinado, porque nuestro instrumento es el cuerpo. Tenemos una preparación constante, como un deportista de élite. Todos los días tenemos tres horas de entrenamiento físico, muchos ensayos… Es un trabajo muy dedicado, de toda una vida.

El día antes de la función normalmente hacemos una hora ejercicios de calentamiento y estiramientos, tampoco muy fuertes, porque hay que salir al escenario y hay que darlo todo.

P.: ¿Qué ejercicios recomienda hacer para quien desee seguir sus pasos?

R.: Para un bailarín yo recomendaría hacer una clase de ballet, que te coloca el cuerpo y te da una base muy general y muy buena. Luego, media hora diaria de zapateado. Nosotros trabajamos también a nivel de cardio, de gimnasio, salir a correr o a natación. Le dedicamos unas tres horas de entrenamiento físico al día.

Si quieres dedicarte profesionalmente a esto tienes que tener un buen físico que aguante los espectáculos.

P.: Ahora estrenan el espectáculo Nacidos para bailar. Cuéntenos en qué consiste y por qué deberíamos ir a verlo.

R.: Nacidos para bailar es nuestra tercera gran producción. Es un espectáculo en el que hemos utilizado versiones de músicas conocidas, rockeras, para la coreografía. Versionadas con instrumentación de orquesta sinfónica, y adaptadas a las coreografías que hacemos.

A nivel musical tiene ese gancho de las canciones conocidas, y al mismo tiempo utilizamos una escenografía muy potente, un vestuario muy cuidado… Es un espectáculo que tiene muchísima energía. Sales con ganas de vivir.

También involucramos al público en el evento, se crea una noche muy mágica. Lo recomiendo mucho porque quienes vayan van a pasar una noche inolvidable, mágica. La gente incluso comenta que cuando acaba la función le entran ganas de apuntarse al gimnasio, que le hemos puesto la piel de gallina.

P.: ¿Qué representa para usted la figura de los profesionales enfermeros? ¿Les acompaña algún profesional durante sus giras?

R.: Creo que es una figura muy admirable. Es una labor para quitarse el sombrero. Siempre ayudando. Pienso que es muy necesaria. Merece todos mis respetos, doy la enhorabuena por la dedicación que tienen. Sin ellos no sé qué sería de los que necesitan ayuda.

De momento no nos acompaña ninguno, porque tampoco tenemos muchas lesiones. Quien sí nos acompaña es un fisioterapeuta, por las contracturas de la musculatura, o la espalda, que a veces se resiente.

P.: ¿Tiene alguna anécdota en su vida personal con ellos?

R.: Tengo un amigo otorrino que trabaja en el Hospital Puerta de Hierro, y a veces me cuenta cosas un poco impactantes. Como gente que se presenta allí, y está hablando de forma normal y de repente cae en coma. Son cosas que ellos viven, y que te dejan un poco en shock, me quedé un poco traumatizado cuando me lo dijo.

Repito mi admiración hacia el trabajo de los enfermeros, son personas muy conscientes, muy dedicadas a los demás, que es muy difícil.

P.: ¿En qué proyectos tiene pensado Vivancos embarcarse en el futuro?

R.: Estamos colaborando bastante con fundaciones. Estamos realizando talleres con la Fundación Soñar Despierto, con niños en riesgo de exclusión social a los que damos a través de las artes algunos consejos de baile, pasamos un rato con ellos, luego los traemos al escenario… Todo para que pasen una tarde divertida con nosotros.

Estamos también en un concurso de talento para dar oportunidad a nuevos artistas para que puedan subirse al escenario con nosotros, antes de nuestra actuación, para que puedan experimentar a nivel profesional, con el público. Es una experiencia muy bonita para un artista cuando está empezando. Lo vamos a poner en marcha para esta temporada en Madrid, que la gente del futuro de la danza vaya cogiendo carrerilla.

PÍLDORAS

¿Cómo definiría la labor enfermera?

Generosidad, amor y dedicación. Consciencia y cariño, cuidado hacia los demás.

¿Qué no falta en su botiquín?

Crema antiinflamatoria, para las lesiones.

Ejercicio, ¿en un gimnasio o al aire libre?

Combino los dos.

De no haber sido bailarín, ¿qué otra profesión habría escogido?

Habría hecho algo relacionado con las artes, con el mundo del espectáculo, porque soy bastante emprendedor, me gustan mucho los negocios. Algo de producción de espectáculos, llevar grupos, comunicación. De hecho también trabajo en ello, aparte de bailar, toda la parte de la dirección de la empresa.

Aarón Vivancos, enfermería, Nacidos para bailar, Vivancos

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*