«Solo puedo admirar el trabajo de los enfermeros y la labor con los pacientes»

Martes, 5 de septiembre de 2017

Uno de los actores de moda. Salva Reina es un rostro habitual en las series y películas de los últimos años. Hemos podido verle en el cine en la premiada La isla mínima (2014), Villaviciosa de al lado (2016) o en la reciente Señor, dame paciencia, y en la televisión, en Allí abajo y en numerosas apariciones en programas de monólogos como El club de la comedia. Con una dilata experiencia sobre las tablas, tiene su propia compañía de teatro, Producciones Monas, ahora nos presenta la obra En ocasiones veo a Umberto.

Hermano de enfermera, nos cuenta su relación con la profesión y la admiración que le transmite un trabajo que, según sus palabras, valora más cada día.

Pregunta: Empezó su carrera profesional en grupos de teatro y animación en Granada, ¿qué experiencias vivió en esa época?

R.: Para mí fueron los comienzos de poder trabajar en mi vocación, en lo que realmente quería hacer en mi vida. Lo viví con mucha ilusión, y ahora se me pone una sonrisa en la boca cuando recuerdo esa época.

P.: Protagonizó, junto a Pedro Reyes, la obra Full de Reyes y Reina, ¿cómo fue trabajar con uno de los humoristas más reconocidos en España?

R.: Fue un sueño cumplido. Era uno de mis referentes, una persona, y un artista, a la que yo admiraba sobremanera, y lo sigo haciendo, aunque ya no esté entre nosotros, desgraciadamente. Poder compartir con él escenarios, giras, momentos y hoteles fue un sueño. Disfruté cada momento.

P.: Tiene una dilatada experiencia como monologuista en televisión y teatro, y también ha trabajado en cine, ¿es diferente la preparación de los personajes para estos tres ámbitos?

R.: Cada uno tiene su técnica y su forma de trabajar. Evidentemente es diferente afrontar una situación u otra. Pero al final la base es la misma, por lo menos para mí es muy similar. Es hacer las cosas bien, desde la humildad, y hacerlas creíbles, y que el espectador disfrute de tu trabajo.

P.: Es licenciado en Ciencias de la Actividad Física, ¿hace algún deporte cuando prepara sus papeles? ¿Cómo se cuida antes y después de los rodajes y las funciones?

R.: Bueno, hago deporte en general. Y cuando el papel ha requerido hacer algún tipo de actividad física, sí que he intentando afinar más a ese lado.

Me cuido descansando e intentando llevar una dieta equilibrada. Intento practicar deporte con asiduidad, a lo mejor no toda la que me gustaría, pero sí la que me permite el trabajo y de una manera que considero constante, considero que esa es la clave. Sobre todo, disfrutar de cada momento e intentar ser feliz.

P.: Recibió la Biznaga de Plata a mejor actor de reparto en el Festival de Málaga por la película 321 días en Míchigan, ¿cómo vivió ese momento?

R.: Imagínate, era mi primera película. Y que te nominen, que te valoren de esa manera, para darte un premio de esta importancia, es muy especial. Además era cine español, y encima en mi tierra, en Málaga, delante de mi gente y mi familia, en el teatro Cervantes, que es el más importante de la ciudad, pues no podía ni hablar. Una emoción grandísima, fue un orgullo y una alegría

P.: Ahora estrena la obra En ocasiones veo a Umberto. Cuéntenos de qué va y por qué deberíamos ir a verla.

R.: A partir del 1 de septiembre estamos en el teatro Muñoz Seca con esta obra. Es una comedia para todos los públicos en la que van a disfrutar con unas actuaciones magníficas y unos actores estupendos, yo soy el que peor está, porque los otros son unos compañeros que da gloria verlos. Y un guion y una dirección fantásticos. Es una obra que te enternece, que hace que te partas de risa, que hará que la gente se olvide de todos sus problemas disfrutando del teatro.

P.: También podemos verle en la serie Allí abajo, en la que interpreta a José Gregorio Narváez, el celador del hospital. Desde su punto de vista, ¿cómo ve reflejado el mundo de la Medicina y la Enfermería en el cine y las series?

R.: Evidentemente, en un hospital no hay estos líos que se permiten la ficción y la comedia, sobre todo. Ahí están las licencias que se toman los guionistas para poder hacer historias divertidas o entrañables que lleguen al espectador. Yo creo que se toma esta base para poder contar estas historias siempre desde el respeto. Luego sí es cierto que hay otras películas y otras series que lo hacen de forma más realista, que intentan reflejar un mundo tan apasionante como el sanitario.

P.: ¿Qué representa para usted la figura de los profesionales enfermeros? ¿Tiene alguna anécdota en su vida personal con ellos?

R.: Tengo la suerte de tener una enfermera en casa, que es mi hermana, así que ya lo valoraba desde hace muchísimo tiempo. Pero viendo su labor, su entrega hacia la profesión y a los enfermos me hace valorarla más cada día más. Viendo el esfuerzo de mi hermana, que es una profesional de primer nivel entregada a su labor, pues solo puedo admirarla. Solo puedo admirar el trabajo de los enfermeros y la labor con los pacientes, que es algo loable.

Tengo alguna, por ejemplo la última vez que fui a ponerme una inyección, hacía muchísimo tiempo que no me ponía ninguna, tenía que ser en el glúteo, y me dijo la enfermera «prepárate y bájate los pantalones», y yo me los bajé hasta la rodilla. Cuando me di cuenta comenté «creo que no hacía falta bajarlos tanto», y la compañera se lo tomó con mucha filosofía y mucho humor, y respondió «sí, no hacía falta tanto, pero no te preocupes».

 P.: ¿En qué proyectos tiene pensado embarcarse en el futuro?

R.: Además de la obra, tengo una sala en Málaga, La Cochera Cabaret, con una compañía propia, Producciones Monas, y estamos a la espera de poder crear un espectáculo nuevo. Y aparte vamos a estrenar una serie que se llama La zona, para Movistar+, y ahora estoy inmerso en la grabación de Sabuesos, para TVE, que es también una comedia familiar para todos los públicos. Y a partir del 1 de septiembre empezamos con el teatro.

PÍLDORAS

¿Cómo definiría la labor enfermera?

Necesaria y admirable.

¿Qué no falta en su botiquín?

Ibuprofeno y algún desinfectante.

Ejercicio, ¿en un gimnasio o al aire libre?

Al aire libre.

¿De qué alimento no podría prescindir?

Fruta.

De no ser actor, ¿qué otra profesión habría escogido?

Profesor de Educación Física.

enfermería, revista Metas de Enfermería, Salva Reina

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*