Talleres para mejorar la seguridad y evitar efectos adversos en pacientes

Jueves, 17 de octubre de 2013

A través de una nueva estrategia dirigida a enfermeros, el Complejo Asistencial de Ávila está desarrollando diversos talleres de actualización de contenidos y formación del personal de enfermería con el fin de mejorar la seguridad de los pacientes y disminuir la aparición de efectos adversos que puedan afectar a los mismos. Hasta el momento, esta estrategia implica al 85% de los cerca de 800 profesionales que integran el personal de enfermería del complejo, según ha señalado la directora de esta área del centro, Sonsoles Olmedo.

Esta iniciativa ha sido galardonada en los Premios Sanitaria 2000, que otorga el grupo editorial del mismo nombre en la categoría de “Acción en calidad y seguridad del paciente”.

La estrategia incluye 13 talleres específicos sobre atención y cuidados a pacientes encamados, en los que han participado 140 auxiliares, mientras que cerca de medio millar han intervenido en los 39 talleres realizados sobre paradas cardiorrespiratorias. Por otra parte, se han impartido talleres sobre manejos cardiovasculares y otros sobre exceso de medicación, con el fin de capacitar a los profesionales en aspectos del cuidado del paciente que influyen directamente sobre su seguridad.

La finalidad de estos talleres ha sido tratar aspectos “clave” del cuidado, como la higiene y cuidado de la piel y la prevención y cura de úlceras por presión, dado que la incidencia y prevalencia de estas últimas es uno de los indicadores de la calidad asistencial.

El impacto de estas actividades formativas se mide mensualmente, para evaluar su efectividad e implantar mejoras, sin que el coste de los talleres acarree costes a los hospitales, pues se realizan en horario de trabajo de los profesionales y los imparten docentes de la propia división de Enfermería.

Además, esta actuación de mejora de seguridad del paciente sigue las recomendaciones de la Agencia de Calidad del Sistema Nacional de Salud, bajo las cuales se establecen el compromiso de “adoptar medidas para asegurar que todos los cuidados a los que están sometidos los pacientes sean realizados por profesionales competentes y entrenados”.

En opinión de Olmedo, esta línea de trabajo enlaza también con los “30 proyectos y un marco para avanzar en calidad” de Sanidad de Castilla y León (SACYL), que hacen referencia al incremento de protocolos destinados a disminuir la variabilidad en la práctica clínica, con el fin de reducir y evitar al máximo los riesgos de que los pacientes sufran un efecto adverso en el ámbito hospitalario.

Noticias relacionadas

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*