Tres EIR, premiadas por su trabajo sobre dieta vegetariana en el embarazo y la lactancia

Lunes, 1 de julio de 2019

Eva Durán, Catuxa Argibay e Irene García, enfermeras internas residentes (EIR) de la especialidad de matronas de la Unidad Docente de Enfermería Obstétrico-ginecológica de la Gerencia del Área Integrada de Cuenca, han sido galardonadas, con el premio al mejor póster de residentes, durante el IV Congreso de la Asociación Andaluza de Matronas y el XVIII de la Federación de Asociaciones de Matronas en España.

© SESCAM

Este reconocimiento, de acuerdo con lo expuesto por el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM) en un comunicado, ha sido concedido por su trabajo sobre la dieta vegetariana durante los periodos del embarazo y la lactancia, en el que han llevado a cabo una evaluación de la literatura científica disponible acerca de este tipo de alimentación en dichos momentos.

El propósito de su estudio pasaba por establecer los riesgos y los beneficios de seguir las dietas vegetarianas o veganas para poder llevar a cabo un asesoramiento profesional correcto. De acuerdo con sus conclusiones, tras la revisión efectuada durante la investigación, este tipo de alimentación, adecuadamente planificado, es seguro durante la gestación y la lactancia materna exclusiva.

En cuanto los beneficios, estas dietas presentan una reducción del riesgo de preclampsia e hipertensión inducida en el embarazo, prevención de la diabetes gestacional, del incremento excesivo del peso gestacional y de la obesidad, así como menos calambres en los gemelos, o la reducción de la exposición a genotóxicos, prevención de ciertas enfermedades infantiles, como, entre otras, el eccema, o el apoyo del crecimiento fetal.

Por el contrario, subrayan en la citada nota informativa, las autoras del estudio han observado la aparición de determinados efectos adversos en estas circunstancias, como déficits nutricionales en dietas desequilibradas, como ácidos grasos y omega, hierro, proteínas, calcio y diversas vitaminas. Además, apuntan, se encuentran en proceso de investigación otros relativos al alto consumo de soja, como la depresión postparto o mayor tasa de falsos positivos en la identificación del síndrome de Down en mujeres vegetarianas.

De esta forma, subrayan desde el SESCAM, el análisis de estas residentes plantea llevar a cabo un seguimiento específico para aquellas mujeres que deseen seguir una dieta vegetariana durante el embarazo y la lactancia, evaluando la alimentación y ofreciendo recomendaciones de productos enriquecidos y suplementos nutricionales y educación para la salud, con pautas diarias de consumo por grupos de alimentos.

Noticias relacionadas

Dieta vegetariana, EIR, Embarazo y lactancia, matronas

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*