Un bebé de ocho meses es operado en Barcelona gracias a una atleta olímpica que subastó su medalla de los JJOO para pagar la cirugía

Jueves, 28 de octubre de 2021

Milosz es un niño polaco de ocho meses que padece una cardiopatía congénita que le provocaba serios problemas y era necesario que fuera operado. La atleta polaca, María Andrejczyk, decidió intentar ayudar en todo lo que pudiera, y para ello subastó la medalla de plata obtenida en los Juegos Olímpicos de Tokio y de esta manera obtener fondos para poder viajar y sufragar los gastos de la operación del niño.

«Diagnosticaron a Milosz a las cuatro semanas de vida, pero hasta ahora no hemos respirado tranquilos. Estamos muy agradecidos a Maria Andrejczyk por su maravillosa ayuda y seguiremos trabajando para conseguir que otros niños polacos con cardiopatías congénitas puedan ser operados» explica la madre de Milosz, Mónika, que está muy implicada en la recaudación de fondos para otros niños que necesitan ser intervenidos.

Milosz junto a sus padres | Foto: Hospita Universitario Dexeus
Milosz junto a sus padres | Foto: Hospita Universitario Dexeus

El niño sufría una cardiopatía congénita que le provocaba problemas tanto cardíacos como pulmonares. «Para corregir la cardiopatía hemos realizado una técnica quirúrgica conocida como «sutureless» para ampliar el drenaje de las venas pulmonares izquierdas, evitando poner los puntos de sutura directamente sobre las venas y prevenir así que se produzcan estrechamientos posteriores corrigiendo definitivamente el drenaje» explicó el Dr. Abella.

El pasado 4 de octubre el Dr. Raúl Abella, jefe de la Unidad de Cardiopatías congénitas del Hospital Universitari Dexeus realizó la intervención en el marco del programa de cooperación internacional que lleva a cabo en el centro. La semana pasada Milosz fue dado de alta y el sábado voló con su familia a Polonia, a casa.

En Polonia, los médicos de Milosz deberán realizar el seguimiento adecuado con el apoyo de los equipos de Cardiología y Pediatría del Hospital Universitari Dexeus a donde probablemente volverá en seis meses o un año para evaluar la evolución de su caso. Milosz podrá tener una vida completamente normal gracias a la generosidad de Maria Andrejczyk y el resto de donantes.

Noticias relacionadas

cardiopatía, donación, Hospital Universitario Dexeus, humanización, Juegos Olímpicos

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*