Una encuesta de la OMS revela que el 90% de los países ha experimentado interrupciones en los servicios esenciales de salud durante la pandemia

Viernes, 4 de septiembre de 2020

Una encuesta de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha puesto de manifiesto que el 90% de los países ha experimentado interrupciones en sus servicios esenciales de salud a lo largo de la pandemia por COVID-19; se trata de la primera encuesta indicativa acerca de los efectos del virus en dichos servicios, basada en los datos aportados por 105 Estados.

La información recogida por la organización, de acuerdo con lo expuesto por la propia institución en un comunicado, en el periodo comprendido entre marzo y junio de 2020, refleja, por otro lado, que los países con ingresos bajos y medios fueron los que presentaron mayores dificultades. En este sentido, continúan, la mayor parte de los países registró suspensiones en muchos servicios rutinarios y optativos, mientras que los de menores ingresos, algunos servicios críticos, como la identificación y el abordaje del cáncer o el tratamiento del VIH, habían sufrido cortes de alto riesgo.

De acuerdo con la información aportada por informantes clave, apuntan desde la OMS, los países padecieron interrupciones en el 50% de hasta 25 servicios indicadores, siendo los que presentaron una mayor frecuencia la inmunización rutinaria y los servicios periféricos, en un 70%, la planificación familiar y la anticoncepción, 68%, o el abordaje de trastornos de salud mental, 61%, entre otros.

Por otra parte, también se registraron intermisiones en la identificación y el tratamiento del paludismo, en un 46%, de tuberculosis, 42%, y el tratamiento antirretrovírico, 32%. Algunos ámbitos de la atención, como la rehabilitación, han podido verse deliberadamente canceladas en función los procedimientos de los gobiernos; sin embargo, informan, se prevé que la interrupción de muchos del resto de servicios tenga un impacto negativo en la salud de las personas a largo, medio y corto plazo. Además, entre otros datos, la encuesta señala que los servicios de las salas de emergencia se vio cortado en el 22% de los países, o en el 23% las transfusiones de sangre urgentes.

Asimismo, la encuesta de la OMS aporta una indicación de las experiencias de los países en lo referente a la puesta en marcha de las pautas para minimizar el impacto en la prestación de servicios. A pesar de las limitaciones de este tipo de estudio, se pone de manifiesto, relatan en la citada nota informativa, la necesidad de mejorar la vigilancia en tiempo real de los cambios en dicha prestación y en la utilización de los servicios, debido al riesgo del aumento y la disminución del brote en los meses venideros, para adaptar las respuestas.

Por ello, añaden desde la organización, la institución continuará trabajando conjuntamente con los países y ofreciendo recursos de apoyo para abordar las consecuencias del COVID-19. Así, teniendo en cuenta la significativa necesidad de asistenta por parte de los países a lo largo de la pandemia, la OMS está desarrollando el Centro de aprendizaje sobre los servicios de salud en el contexto de la COVID-19, como una plataforma, basada en la web, que facilitará la puesta en común de experiencias para aprender de las prácticas de innovación de los Estados, con el objetivo de orientar una respuesta global.

Por otro lado, concluyen, la entidad está realizando encuestas adicionales, en el ámbito subnacional y en los centros de salud, para establecer la influencia, a largo plazo, de las perturbaciones y apoyar a los países a estudiar los beneficios y los riesgos de poner en práctica diferentes estrategias de alivio.

Noticias relacionadas

COVID-19, encuesta, OMS

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*