Una sentencia ratifica el carácter de autoridad pública de los enfermeros

Lunes, 22 de julio de 2013

Los servicios jurídicos del Colegio de Enfermería de Jaén han conseguido que la Justicia condene al agresor de un enfermero por delito de atentado y falta de lesiones, a un año de prisión, un mes de multa, a razón de tres euros diarios, el pago de 1.800 euros en concepto de Responsabilidad Civil y la prohibición de acercarse a la víctima y de comunicarse por cualquier medio.

En palabras del asesor jurídico de la institución colegial, Luis Alberto García, “la sentencia es muy importante para la enfermería ya que refrenda el carácter de autoridad pública del enfermero e impone una orden de alejamiento respecto al agresor y la incomunicación con el mismo, como aspecto pionero”.

El suceso tuvo lugar ne mayo de 2011, cuando  el agresor se acercó hasta el Centro de Salud de Jódar para que le asistieran en la cura de unas heridas. En un primer momento, el condenado fue atendido por el enfermero denunciante y al no quedar conforme, volvió en una segunda ocasión al centro sanitario, donde exigió ser atendido por otro profesional de enfermería. Tras la segunda cura, el denunciado volvió una tercera vez al centro de salud y esperó en la entrada del mismo al enfermero con la finalidad, según se establece en la sentencia, de “menoscabar la integridad física (…) increpándole y dándole grandes voces con el puño en alto, hasta que lo cogió del cuello y lo empujó violentamente tirándolo al suelo”. Tras el juicio y según la sentencia, el agresor cometió un atentado y una falta de lesiones.

Para José Francisco Lendínez Cobo, presidente del Colegio de Enfermería de Jaén, se trata de una buena noticia pero ha avisado de que “no hay que bajar la guardia, ya que las agresiones suponen un grave problema para los enfermeros”. “Desde el Colegio vamos a seguir reivindicando que se persigan las agresiones y se endurezcan las penas. Que la Fiscalía penalice como atentado estas agresiones”, ha explicado  Lendínez, que ha añadido que desde el colegio se “solicita que las agresiones de carácter verbal, que son las más frecuentes, sean consideradas atentado y no faltas, ya que, en la actualidad, insultar y agredir verbalmente a un enfermero suele salir muy barato”.

Noticias relacionadas

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*