Una profesional sanitaria muestra las secuelas tras pincharse de forma accidental con una aguja que contenía el virus de la viruela

Jueves, 31 de octubre de 2019

En muchas ocasiones los profesionales sanitarios han mostrado su descontento y enfado por la falta de seguridad que tienen a la hora de realizar técnicas o de manipular medicamentos. Hasta ahora muchos hospitales comenzaron a utilizar diferentes distintivos para mejorar la seguridad pero eso tampoco ha sido suficiente para aquellos que se someten cada día a las técnicas en las que pueden sufrir cortes con los materiales corto-punzantes como bisturís, agujas… Sin que haya una protección eficaz.

Una técnico auxiliar de laboratorio ha querido demostrar las consecuencias a las que se someten cuando no hay esa seguridad necesaria. En diciembre del 2018 esta mujer de San Diego se pinchó de forma accidental con una aguja que contenía el virus vacuna, una cepa modificada genéticamente del virus de la viruela cuando estaba intentando inyectarlo en la cola de un ratón y el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de EE. UU. ha querido documentar con imágenes la progresión del dedo de esta trabajadora.

Según el informe “la trabajadora se enjuagó inmediatamente el dedo índice con agua durante 15 minutos, notificó a sus supervisores y acudió a un departamento de emergencias local por recomendación de un supervisor”. El propio organismo explica, además, que en septiembre de 2018, antes de comenzar a trabajar con el VACV, la joven, de 26 años, recibió asesoramiento sobre los riesgos asociados a la manipulación del virus vacuna; incluso se le ofreció una vacuna contra la viruela, pero se negó.

Una de las imágenes de la evolución de la herida | Centro de Control y Prevención de Enfermedades

En las fotografías se puede observar el empeoramiento del dedo. «La oficina de salud excluyó a la paciente del trabajo de laboratorio durante aproximadamente 4 meses debido a la necrosis local y al riesgo de transmisión del VACV. Las áreas de tejido necrótico no se resolvieron completamente hasta el día 94″, relata el informe. Y no fue hasta pasados tres meses cuando el dedo comenzó a mejorar. La propia técnico admitió que no era consciente de lo que podría implicar rechazar la vacuna que le ofrecieron. “Es importante que la información sobre seguridad se publique en el laboratorio y que esté disponible un desinfectante adecuado”, concluye el informe.

Noticias relacionadas

enfermera, pinchazo, técnico de laboratorio, transmisión de enfermedades, virus de la viruela

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*