Sergio Martos, el enfermero que cuida del Circo del Sol

Viernes, 13 de septiembre de 2019

¿Quién no ha ido nunca al circo? Todos los niños en algún momento de su vida han acudido al circo, un espectáculo artístico con acróbatas, contorsionistas, escapistas, magos, payasos… que se presenta en una gran carpa. Siempre ha sido una forma clásica de diversión pero el circo, tal y como lo conocemos, ha ido cambiando y evolucionando presentando espectáculos y novedades nunca vistas. Desde hace años apareció una nueva idea de dar forma a las artes escénicas, se creó el Circo del Sol, una empresa de entretenimiento y la mayor productora de teatro del mundo.

Sergio Martos

El público se pierde entre sus espectáculos donde combinan música, danza, malabarismos, acrobacias, gimnasia sobre trapecios, alambres o cuerdas, trampolines… ientras sigue una trama con bufones, trovadores, viejos aristócratas y niños que constituyen el elenco de artistas y le dan un toque distinto al clásico circo llenando el lugar de magia y fantasía. Pero lo que quizás no se llegan a imaginar las personas que acuden a verlo es en el trabajo que conlleva detrás, ni en los riesgos… Y es que, ahí, detrás, cuidando a todos los trabajadores y del público hay un equipo de profesionales sanitarios que en cada espectáculo o ensayo cuida de la salud de todos.

Sergio Martos es uno de los enfermeros que forma parte de este equipo. Aunque de pequeño se imaginaba como policía, con los años fue cambiando de idea y fue dándose cuenta de que lo que de verdad le llenaba era poder ayudar a los demás, pero desde el punto de vista sanitario, siendo la extrahospitalaria, las urgencias y la atención primaria, algunas de sus especialidades preferidas, y no se alejó mucho. Tras trabajar durante 10 años en Atención Primaria y colaborar en una empresa de revisiones médicas, su vida dio un giro importante. Ahora vive entre maletas y carreteras, viajando de un lugar para otro mientras vela por la salud de sus compañeros y de todo aquel que acude a verlos. “La primera vez que vi un espectáculo del circo me encantó, en ese momento pensé que no estaría mal trabajar para ese entorno tan original, internacional, y siempre rodeado de esas personas que, al final, son parte de tu familia”, explica.

Trabajar en el circo

Hace casi 30 años desde que nació en Canadá y fue dando espectáculos por varias ciudades donde la capacidad era mucho más reducida que en la actualidad. Tras años de duro trabajo, en 1987 la compañía logró poner los pies fuera del país llegando a tener un gran éxito. A partir de ahí, los reconocimientos han ido creciendo por todo el mundo gracias a su originalidad dejando el público sin aliento; a su ejecución excelente, y a la conexión emocional que llegan a crear con el espectador.

Con la maleta en mano y subido al tráiler, Sergio tan solo tiene que pensar qué tiempo hará en el siguiente destino para decidir qué ropa llevar. Fuera de la monotonía de una consulta, en el circo nunca sabes lo que va a ocurrir, cada día y lugar es diferente y no solo trabajan con los horarios de los espectáculos marcados. Cada día el circo comienza a funcionar a las 8 o 9 de la mañana, donde el personal técnico, el personal de la cocina, e incluso el de la oficina están trabajando. El trabajo del personal sanitario (médicos, enfermeros, fisioterapeutas…) está muy ligado a los artistas y tienen que estar en sus puestos una hora antes de que empiece el show colocado en una zona visible hasta que empieza el espectáculo y van a los despachos esperando no tener que volver para atender a alguien.

El papel de los profesionales enfermeros

Sergio no se imaginaba poder llegar a trabajar en un sitio como este, viajar por todo el mundo haciendo lo que más le gustaba y donde su función pasaba a ser fundamental, desde elaborar plan de cuidados, seguimientos y control de personas, hasta participar en la confección de planes de seguridad laboral, y realizar acciones encaminadas a mantener la vigilancia de la salud, porque son una pequeña familia y, como tal, muchas veces los niños también enferman durante las noches o hay caídas. “El circo tiene un programa de primeros auxilios avanzado donde cualquier persona interesada que sea trabajadora puede optar a realizarlo. En nuestra gira tenemos cinco personas que forman parte de este programa, personas que podrían ayudar si en algún momento se les necesitan”, explica.

La comunicación es una de las cosas más importantes para saber si ha ocurrido algún incidente. Todo el personal del circo está conectado a través de las radios por seis canales diferentes diferenciados por departamentos. “En el caso de la enfermería es el canal 1, ahí avisan si hay algún incidente y el personal nos ponemos en acción, tanto los de seguridad como nosotros”, explica. La enfermería es una de las partes imprescindibles del equipo que, junto con los fisioterapeutas que son expertos en medicina del deporte, hacen un gran equipo.

También existen varios protocolos como el de evacuación o el de aviso al sistema de emergencias y es que además de atender a todos los integrantes del circo, también tienen que atender al público. “El público es para enfermería un objetivo primordial. Ponemos todos nuestros esfuerzos para que la persona pueda recuperar su bienestar lo antes posible y volver a disfrutar del show. Lo normal es que nadie tuviera ningún percance al ir a disfrutar de un espectáculo, pero no siempre es así, recuerdo un hombre que tenía de base un accidente cerebro vascular (AVC) y gracias a la intervención conjunta de Luis, técnico, y yo pudimos salvarle la vida a la persona hasta que llegó el Sistema de Emergencias Médicas”, relata este enfermero.

Además de los shows, también están los duros entrenamientos que realizan en las carpas artísticas que son muy necesarios para conseguir los números imposibles, las acrobacias de infarto y las puestas de escenas tan espectaculares, pero muchas veces ocurren accidentes y, aunque no suelen ser emergencias graves,  sí que se encuentran con hipo-hiperglucemias, mareos, vómitos, cortes, contusiones y quemaduras…

Por ello el trabajo de todo el equipo es tan necesario. “Nos encargamos de que el ambiente sea muy seguro. Además todo el personal del circo tiene una mutua médica que le da acceso a todas las especialidades sanitarias. Enfermería sigue las recomendaciones médicas y es entonces cuando aplicamos alguno de sus programas de educación sanitaria, como puede ser el de diabetes, hipertensión arterial…”, explica.

Sergio Martos lo tuvo claro desde que vio por primera vez el Circo del Sol, quería dedicarse a ello, viajar, disfrutar, pero sobre todo, poder ayudarles en el área sanitaria en todo lo que estuviera en su mano. “Hace unos años se me presentó la oportunidad de incorporarme a esta gran empresa y, como en muchas ocasiones sucede, es estar en el momento indicado, en el lugar donde se necesita este tipo de personal, y mucha cuestión de suerte”. Y aunque tiene muchas ganas de volver a su Barcelona natal con su familia, no sabe dónde ni cómo estará en un futuro, ni siquiera puede saberlo día a día, su casa, ahora, está en movimiento.

Noticias relacionadas

Circo del Sol, Enfermero, entrevista, Servicios de emergencias

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*